Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

"Un medicamento falsificado es un medicamento ilegal y pone en riesgo la salud de quien lo consume"

Los autores del libro (Foto: T. Navarro)

Alfonso Domínguez Gil, profesor de la Universidad de Salamanca, ha creado junto a otro compañero, Paulo Teixeira da Silva, un libro en el que se dan todas las claves para evitar el consumo y compra de medicamentos falsificados.

Hace unos años, no muchos, hablar de medicamentos falsificados era visto en los países desarrollados como algo lejano, siendo considerado un fenómeno propio de zonas en vías de desarrollo donde los sistemas de supervisión y controles sanitarios, bien por ser prácticamente inexistentes o bien por ser ineficaces, permitían un mercado poroso a la entrada de este tipo de productos.

 

Lamentablemente esto hoy no es cierto, sino que en países de nuestro entorno han aparecido medicamentos falsos incluso en el canal legal de distribución, pasando a constituir un problema global que abarca a todo tipo de medicamentos, así como a los productos sanitarios, de manera que los gobiernos e instituciones internacionales han tomado cartas en el asunto para evitar su consumo.

 

En Salamanca, dos profesores de la Universidad de Salamanca han tomado medidas y han decidido sacar a la luz un libro en el que se explican las advertencias de que estos productos anden pululando por internet y lo que es aun peor...Que la gente los compre.

 

 

La obra, ha sido presentada este martes, 19 de enero, a las 19.00 horas en la Facultad de Farmacia. Con una extensión de 320 páginas distribuidas en 12 capítulos y un apéndice, recoge información independiente y completa contada de primera mano por los profesores Alfonso Domínguez-Gil y Paulo Teixeira da Silva.

 

¿Qué supone la existencia de medicamentos falsos en el mercado?

 

-"Los medicamentos falsificados son un problema de salud global, que no afecta a solo los países en vía de desarrollo como ocurría hace una década, sino que ya ocurre en países dearrollados de a Unión Europea o los Estados Unidos. Por lo que ya es un problema real del  que hay que tratar de frenar por distintas estrategias. Hay que tener en cuenta que datos recientes apuntan a que estos medicamentos ocupan el tercer lugar  entre los productos falsificados detectados por los servicios de aduana de la UE".

 

-¿Cuáles son los riesgos de la existencia de este tipo de medicamentos?

 

-"La repercusión de los medicamentos falsificados es importante en distintos ámbitos, en primer lugar en el sanitario ya que la inmensa mayoría de los mismos no cumple los estándares de calidad que exigen las agencias reguladoras a los medicamentos legales. A parte, tiene un importante impacto económico, tanto para la industria farmaceútica como para los sistemas de salud y desde el punto de vista de los efectos que puede provocar en la población".

 

-¿Cómo se puede evitar la circulación de medicamentos falsos?

 

-"Actualmente hay en marcha una serie de estrategias desarrolladas por la industria farmaceútica e instituciones y organismos europeos internacionales por lo que hay que proteger al medicamento de la falsificación y para ello, hacen falta medidas de distinta índole, desde las tecnológicas como puede ser los programas a nivel de la UE, de los cuales la señalización es lo más importante, una protección a los sistemas de distribución y acciones de tipo judicial y policial".

 

-¿Es Internet una vía fabulosa para vender fármacos?

 

-"Internet sin duda alguna es una puerta de entrada importante en países como España donde tenemos un sistema de farmacia de hospital. Muchos dicen que el 50% de las farmacias en la red son falsas. Estos medicamentos se adquieren por motivos económicos y por buscar alternativas a enfermedades graves como pueden ser las oncológicas".

 

-¿Qué hace España para acabar con esta situación? ¿Y Europa?

 

-"Un programa de control de todos los medicamentos legales por parte de la UE, integra a todos los países y previsiblemente se pondrá en marcha a partir de 2017".

 

 

Por todo ello, Alfonso Domínguez Gil recomienda a los salmantinos que "no compren por internet fármacos pensando que van a hacer lo que los medicamentos legales no hacen" y sobre todo que se fijen bien en las características que traen los envases.