Un ligero aumento de las comidas de empresa marca unas felices Navidades para la hostelería de Valladolid

Desde la Asociación Provincial de Hosteleros aseguran que “ha habido un claro repunte respecto a años anteriores” en este sentido.

¿Recuperación económica? Demasidado pronto para decirlo, pero lo que no se puede negar es el hecho de que poco a poco la cosa va mejorando, y si no que se lo digan a la sección de hosteleros de Valladolid, desde donde se asegura que, en estas fechas navideñas tan señaladas, se nota el aumento de comidas y cenas de empresa respecto a años anteriores.

 

“El número ha crecido exponencialmente, se ve a ojos vista. Desde 2011, el peor año de la época reciente para estas comidas y cenas, se aclimataron los precios de manera general para ayudar a las empresas y desde entonces se ha seguido una corriente ascendente”, aseguran desde la Asociación. Y es que ahora nos encontramos en el tramo del calendario en que las empresas celebran en su gran mayoría estas reuniones alrededor de una mesa.

 

El pasado fin de semana y este que viene ahora, del 19 al 21, han sido los escogidos por las diferentes casas para dar una alegría a sus empleados. Eso sí, según ha confirmado la Asociación Hostelera a Tribuna de Valladolid, este año hay una pequeña diferencia en algunos restaurantes y se ha optado más por las comidas que por las cenas. ¿Por qué? Difícil saberlo.

 

PRECIOS ASEQUIBLES

 

Volviendo al repunte de comidas y cenas en sí, ha tenido mucho que ver un pequeño detalle para los diferentes lugares del comer en Valladolid; la aclimatación de precios por la crisis. “Sí ha sido importante. Desde hace unos años, con el tema de la mala situación económica, ha habido que establecer unos menús a un precio que las empresas se pudieran permitir. Antes a lo mejor ponías un cubierto de sesenta o setenta euros, ahora ha habido que dejarlo en uno de treinta, más barato”, asegura Jero, dueño del famoso restaurante del centro de Valladolid con su mismo nombre.

 

“La verdad es que no nos podemos quejar de cómo va este año”, asegura antes de explicar que, curiosamente, su establecimiento sí tuvo unas buenas Navidades en cuanto a comidas y cenas de empresa en 2011 para firmar un 2012 algo más flojo. En lo que sí se muestra de acuerdo es en que esta vez están sirviendo más comidas respecto a otras Navidades, cuando lo normal es que sean cenas.

 

“Cerramos mucho antes, la crisis ahí sí se nota. Si la gente sale a cenar supone que luego salen a tomar algo y la cosa no está para eso. Simplemente se come a mediodía y ya”, afirma.

 

En otro céntrico restaurante de Valladolid, La Criolla, también se muestran satisfechos con la marcha de los menús de empresa servidos por ahora… y esperan con ganas este fin de semana. “La verdad es que hemos puesto un número parecido de platos respecto al año pasado, pero sí se ha notado algo, ligeramente, que está mejor la cosa”, indica Miguel Zarzosa, encargado del lugar.

 

Ante la pregunta de si esto podría significar una salida de la mala situación económica general su respuesta es tan breve como contundente. “Es bastante posible”.

 

Así las cosas, está claro que las Navidades son una época de alegría y buenos momentos, y el apartado de hosteleros de la ciudad de Valladolid, por suerte, no es una excepción.