Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Un jurado exime de responsabilidad a la promotora de Michael Jackson por su muerte

Un jurado de Los Ángeles ha decidido por unanimidad que la promotora de conciertos AEG Live no fue responsable de la muerte por negligencia de la estrella de la música pop Michael Jackson, quien falleció por una sobredosis del anestésico quirúrgico propofol.

La familia Jackson había alegado en su demanda que AEG Live contrató de manera negligente a Conrad Murray como el médico personal de Jackson e ignoró las señales de que la salud del cantante se había deteriorado antes de su muerte.

El médico Conrad Murray, que atendía a Jackson mientras el cantante ensayaba para la gira de conciertos 'This Is It', con la que pretendía relanzar su carrera, fue condenado por homicidio involuntario en 2011 por administrar el propofol que causó la muerte a la estrella. Está en una prisión en California y se espera que pueda salir el próximo mes.

Los abogados de la familia Jackson habían sugerido en sus últimos argumentos que los daños podrían exceder los 1.000 millones de dólares si AEG Live era hallada responsable. La compañía, por su parte, había argumentado que fue Jackson quien eligió a Murray como su médico personal.

Al explicar el veredicto fuera del tribunal, el presidente del jurado, Greg Barden, dijo que los miembros del mismo habían concluido que Murray fue competente con el trabajo para el que fue contratado: actuar como médico general de Jackson.

NO SIGNIFICA ÉTICO

"Eso no significa que haya sido ético", aclaró Barden. "Fue competente con el trabajo para el que fue contratado y eso es en lo que teníamos que centrarnos".

El abogado defensor de la promotora, Marvin Putnam, dijo tras conocerse el veredicto: "La decisión del jurado reivindica a AEG Live, confirmando lo que sabíamos desde el comienzo: que aunque la muerte de Michael Jackson fue una terrible tragedia, no fue una tragedia hecha por AEG Live".

La madre de Jackson, Katherine, de 83 años, y los tres hijos del cantante demandaron a AEG Live por su muerte en Los Ángeles en 2009 a los 50 años. Katherine estuvo presente en tribunales para oír el veredicto, y el abogado de la familia Jackson, Kevin Boyle, señaló fuera del tribunal que los juristas y la familia estaban "por supuesto descontentos" con el veredicto y no descartan emprender nuevas acciones legales.

La exesposa del cantante, Debbie Rowe, quien estuvo casada con Jackson entre 1996 y 1999, declaró ante el tribunal que varios doctores habían competido por el negocio de Jackson y se aprovecharon del temor del cantante al dolor suministrándole fuertes analgésicos.

Rowe dijo que empezó a preocuparse por el consumo de medicamentos recetados de Jackson a comienzos de la década de 1990, después de que el cantante fuera operado del cuero cabelludo. Además, afirmó que vio a Jackson utilizar propofol para dormir ya desde 1997.

El juicio podría motivar algunos cambios en el mundo de la música, ya que promotoras y productores podrían tratar de aislarse legalmente de las estrellas con las que trabajan.