Un informe de Facua dice que Valladolid tiene el agua más barata de España

El Estudio sobre las tarifas del suministro domiciliario del agua cifra en 10,82 el precio por metro cúbico para un contador individual. 

Por el contrario, Murcia soporta el precio más alto respectivamente, según este informe que detecta unas variaciones "injustificadas" que han alcanzado los 454 euros al año, lo que representa unas diferencias de hasta un 349 por ciento.

 

Así, el precio medio del consumo de agua incluido tanto el abastecimiento como el saneamiento (para un consumo de 10m3 con contador individual de 13 l/m2) asciende a 17,52 euros, aunque el precio del agua en Valladolid es de 10,82 euros, frente a los 29,35 euros que pagan los murcianos.

 

Las diez ciudades que menos pagan por el agua son, tras Valladolid, Zaragoza (11,31 euros); Salamanca (12,49 euros); Pamplona (13,36 euros), Logroño (13,62 euros); Castellón (13,85 euros); Málaga (14,09 euros) y Madrid (15,74 euros).

 

En cuanto a las más caras, por detrás de Murcia aparecen Barcelona (23,49 euros); Cádiz (22,98 euros); Huelva (22,39 euros); Alicante (21,98 euros); Palma de Mallorca (21,92 euros); Sevilla (20,85 euros); Valencia (20,224 euros); Almería (19,45 euros) y Córdoba (19,38 euros).

 

Respecto al año anterior, el incremento del precio es del 0,4 por ciento para contadores de 13 milímetros de diámetro, mientras que para los contadores de 15 milímetros la subida es del 0,5 por ciento.

 

El estudio señala que, respecto al año 2014, diez de las 28 ciudades analizadas no han tenido variaciones de tarifa. Estas son: La Coruña, Bilbao, Cuenca, Murcia, Palma de Mallorca, Pamplona, Salamanca, Santa Cruz de Tenerife, Valladolid y Zaragoza. Mientras, las mayores subidas se han producido en Alicante, Barcelona y Jaén.

 

En este sentido, FACUA recuerda que los incrementos de tarifa no solo pueden obedecer a los incrementos aprobados por las empresas suministradoras de agua, a los aumentos de los cánones o a la aparición de otros nuevos de municipios, provincias o comunidades autónomas.

 

Para la organización de consumidores, el concepto de ahorro o despilfarro no puede desvincularse del número de residentes de la vivienda, por lo que cree que se debe avanzar en la facturación por habitante y en la aplicación de tarifas progresivas donde se penalice el consumo excesivo.

 

MEJORAS NECESARIAS

 

FACUA reivindica que se incluya en la estructura tarifaria tarifas de carácter social que tengan en consideración colectivos desfavorecidos y que se articulen medidas para evitar la privación de un suministro esencial y básico a aquellas familias que les resulte imposible hacer frente a su pago y recuerda que el agua ha sido declarado derecho humano por la ONU.

 

Al mismo tiempo ve necesario que ayuntamientos y entidades gestoras den participación a las asociaciones de consumidores a la hora de diseñar las tarifas y aprobarlas, al tiempo que sigue demandando una norma marco que regule aspectos básicos del servicio; estructuras tarifarias, procedimientos de aprobación, condiciones del servicio, reclamaciones, contratación y participación.

 

Asimismo, esta normativa debería abarcar las indemnizaciones por deficiencias de la calidad de los servicios que se pueden percibir en caso de cortes del suministro por motivos que no respondan a fuerza mayor o acciones de terceros o la periodicidad de lectura de los contadores y facturación.