Un grupo de protectores de los animales acudirá a Las Arribes para evitar una caza de perros

Los ganaderos tienen permiso de la Junta para realizar una batida hasta el día 17 de julio, ya que alegan que los cánidos abandonados han matado hasta 40 ovejas desde el mes de mayo. 

La Junta de Castilla y León ha aprobado una batida para matar perros asilvestrados en la zona de Las Arribes a petición de los ganaderos de la zona que han visto como han matado cerca de 40 ovejas en los últimos meses. Los cazadores tienen de plazo hasta el 17 de juli para llevar a cabo esta caza. 

 

Sin embargo, varias asociaciones de amigos de los animales (entre ellos Fundación Luna y Aspap) y numerosas personas de forma individual han mostrado su absoluto rechazo a esta batida a través de las redes sociales. Tanto es así que han organizado un grupo de Facebook para elevar una protesta a la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León en primer lugar y para acudir este fin de semana a Las Arribes a "rescatar" al máximo número de perros posible.

 

Además de este grupo, se ha generado una petición en Change.org para "Detener la matanza de perros abandonados en la zona de las Arribes de Salamanca" que ya supera las 4.000 firmas. El motivo esgrimido es que "detrás de estos actos están los perros que han sufrido el abandono de cazadores y galgueros, que es el verdadero problema y por tanto estos animales solo buscan sobrevivir".     

 

La protectora salmantina de animales se ha puesto en contacto con la Junta, que le ha confirmado la "batida de canes asilvestrados", aunque aseguran que la autorización es municipal y que en este caso ha sido el Ayuntamiento de Vilvestre el que autoriza la caza.

 

Desde la asociación Protectora de Animales señalan que este Ayuntamiento "debe controlar los abandonos, a los cazadores que abandonan y hacer campañas de identificación y esterilización". Añaden que "si los perros están descontrolados y tienen hambre, es normal que se busquen la vida como puedan. Y ellos no son quienes para organizar batidas a tiros, sino que debe ser un etólogo quien valore el comportamiento de esos perros, si son o no peligrosos, y si así lo certificara, sería un veterinario quien actuara mediante una eutanasia sin dolor, digna, y con un producto autorizado por la UE", subrayan. 

 

Desde Aspap, por tanto, han querido dejar clara su postura de decir "no al holocausto canino que pretende llevar a cabo el Ayuntamiento de Vilvestre habiendo soluciones éticas y de control".