Un estudio de la UAM atribuye la fachada de la Universidad de Salamanca a Juan de Talavera

Fachada de la Universidad de Salamanca

Una de las mayores incógnitas que guarda el Patrimonio Histórico de Salamanca parece haber sido resuelta por la profesora de la Universidad Autonóma de Madrid, Alicia María Canto, que atribuye la fachada de la Universidad de Salamanca, hasta ahora de autor desconocido, al arquitecto y escultor Juan de Talavera. 

La fachada de la Universidad de Salamanca, obra del plateresco español, que se finalizó en 1531 después de 21 de trabajos, ya tiene quien firme su autoría. Se trata del escultor y arquitecto Juan de Talavera. Al menos así se recoge en un estudio publicado por la UAM y cuya autora es Alica María Cano, profesora de Arqueología y Epigrafía de la Universidad madrileña.

 

La autora de este studio muestra su conclusión en el primer tomo de su libro ‘Cuadernos de Prehistoria y Arqueología’, asegurando que durante su investigación encontró la firma del autor, concretamente sobre el escudo central de la fachada.

 

Además la autora señala otras 'pistas' que apuntan a que su conclusión tiene veracidad. Por un lado la similitud de algunos aspectos de la fachada con los de otras obras reconocidas de Talavera en localidades como Segovia, Sigüenza o Toledo. Por otro, la relación entre Talavera y los Reyes Católicos, que fueron los que encargaron su realización. También apunta a otra serie de indicios en la portada que tiene previsto publicar junto con la UAM en el segundo tomo de su estudio. 

 

Alicia María Canto lleva desde 2011 investigando los diferentes elementos de la fachada y ha llegado a la conclusión de quién es ese personaje anónimo que la ideó hace 500 años. El estudio despeja muchas de las incógnitas hasta el momento. La fachada-retablo principal de la Universidad fue construida entre 1515 y 1530, en un estilo de transición o mezcla del gótico final con el Renacimiento italiano.

 

Durante siglos, pese a los intentos de expertos y las hipótesis formuladas sobre el autor o las fechas exactas de construcción han permanecido desconocidos, ya que en los archivos de la Universidad faltan los Libros de Actas de Claustros entre 1515 y 1530.

 

Cerca de 30.000 ducados fue lo que costó la famosa fachada, una cantidad elevada para la época.