Un estudiante de Valladolid en la final del concurso nacional 'Únete al movimiento Parkinson'

El vallisoletano Rodrigo Molinero, licenciado en Publicidad y Relaciones Públicas por la Universidad de Valladolid, forma parte de un equipo finalista en el concurso 'Únete al movimiento Parkinson'. Su apuesta se llama 'Que tiemblen' y se encuentra entre las cinco mejores.

"La campaña ¡Que tiemblen! creada por un grupo de estudiantes y egresados de las universidades Universitat Jaume I y la Universidad de Valladolid ha sido seleccionada como una de las cinco finalistas en el concurso creativo «Únete al Movimiento Parkinson», convocado por la Federación Española de Parkinson (FEP).

 

Marcos García y Jorge Benavent, licenciados en Comunicación Audiovisual; Rodrigo Molinero, licenciado en Publicidad y Relaciones Públicas, y Nadia García, estudiante de segundo curso de Comunicación Audiovisual, han sido los creadores de esta campaña compuesta por un vídeo, un cartel y cinco tuits que tienen como objetivo plasmar el papel que desempeñan las asociaciones de Parkinson e invitar al asociacionismo. «Nuestra idea creativa es dar una visión más positiva de esta enfermedad y dar una vuelta a los problemas del Parkinson», explica Marcos García.

 

Las cinco obras finalistas, seleccionadas por un jurado profesional, pueden votarse hasta el 28 de febrero en la página web del concurso www.unetealmovimientoparkinson.org. La FEP premiará las tres campañas que más votos reciban con un primer premio en metálico de 2.000 euros, un segundo de 1.000 euros y un tercer premio de 500 euros.

 

Esta iniciativa, puesta en marcha por la FEP en septiembre del año pasado, tiene como objetivo fomentar el conocimiento del Parkinson, dar a conocer la importante labor que realizan las asociaciones de afectados y animar a todas las personas susceptibles de formar parte de ellas a asociarse.

 

La enfermedad de Parkinson (EP) es un trastorno neurológico crónico, neurodegenerativo e invalidante, que afecta a más de 150.000 familias en España. Para la mejora de su calidad de vida, los afectados necesitan un tratamiento farmacológico y unas terapias rehabilitadoras específicas que se van adaptando a sus necesidades en función de la progresión de la enfermedad.

 

Los afectados tienen acceso a estas terapias de rehabilitación a través de las asociaciones de Parkinson, que  ponen a disposición de las personas afectadas equipos de profesionales especializados en Parkinson, e información fiable y de calidad sobre la EP. Estas entidades son, además, un apoyo emocional para afectados y familiares. Sin embargo, menos del 15% de las personas afectadas de Parkinson son socias de estas asociaciones.