Un empresario de Tordesillas reabrirá el hotel Vittoria Colonna de Rioseco

Imagen del hotel Vittoria Colonna, de Medina de Rioseco.

Andrés Martín, propietario del hostal tordesillano de San Antolín, adaptará los precios de las habitaciones y el restaurante a la situación económica actual.

El empresario tordesillano Andrés Martín reabrirá el hotel Vittoria Colonna de Medina de Rioseco en los primeros días del mes de marzo. Tras varios meses de negociaciones con el propietario del complejo hotelero de 55 habitaciones, José Luis de la Fuente, este hostelero, que también regenta el hostal-restaurante San Antolín en Tordesillas, quiere llegar a la Semana Santa -el agosto riosecano- con el hotel de tres estrellas en perfecto funcionamiento.

 

Asegura que se trata de un negocio puramente “familiar” y que así lo gestionará. Andrés Martín estima que contará con otros ocho empleos, algo menos de la mitad de los trabajadores con el que contaba el hotel antes de su cierre en octubre de 2012. Reducirá, por ejemplo, de la recepción “que sólo tendrá una persona permanente durante las noches, el resto de los días todos los trabajadores estaremos de comodín”. Traerá parte de su equipo, pero el empresario quiere contar con empleos riosecanos.

 

Contará con precios “competitivos”. De esta forma, la habitación doble con desayuno tendrá un coste de 55 euros y ofrecerá un menú diario de 12 euros, que dispondrá de seis primeros y seis segundos. “Todo ello basado en una cocina casera. Trabajaremos la ternera avileña de nuestra tierra y los asados como el cochinillo y el lechazo”. Andrés Martín ofrecerá un menú especial durante el fin de semana, de 18 y 24 euros, en el que se servirá productos de mayor calidad y asados. En cafetería además se servirán todo tipo de raciones.

 

El nuevo gestor del Vittoria Colonna se autodefine como “humilde”, pero también “muy exigente” y también de un trato “exquisito” con el cliente, su máxima en el trabajo. Por el momento, seguirá compatibilizando este nuevo negocio con su hostal de Tordesillas, con el que lleva cuatro años. Andrés Martín asegura que la hostelería es su vocación, desde que comenzó con un restaurante en Cebreros (Ávila) y ve este complejo hotelero riosecano con “muchas posibilidades”, aunque habrá que “adaptarlo a las necesidades económicas del momento”. Por el momento, ya está recibiendo reservas para los próximos meses.