Un clan familiar amenaza de muerte a un indigente para que le done un riñón por dinero

Juzgan a un clan por presuntamente haber buscado y ofrecido a un 'sin techo' 6.000 euros a cambio de un riñón para trasplantarle a uno de los hijos.

 

APROVECHARON SU "EXTREMA NECESIDAD"

 

A través de Oousama E. buscaron a una persona "manejable" y dieron con la víctima: un marroquí en situación irregular en España que malvivía en una casa ocupada junto con otros sin techo en L'Hospitalet de l'Infant (Tarragona) y que sobrevivía pidiendo limosna en la estación de la localidad.

 

Se "aprovecharon de su extrema necesidad" y le ofrecieron 6.000 euros pese a que, según han explicado los agentes en juicio, era un clan con mucho dinero que movía grandes cantidades: más de un millón de euros en los últimos años.

 

Tras varias pruebas y tratamientos hasta concluir que eran compatibles, la víctima se negó a firmar ante notario un acta en la que juraba que la donación de forma voluntaria y sin dinero a cambio: "Temeroso de las consecuencias que para su salud podría tener someterse a la operación", según la Fiscalía; fue entonces cuando le golpearon y amenazaron por su negativa.

Tres miembros de un clan de origen serbio asentado en la provincia de Tarragona y un colaborador de la familia se sientan en el banquillo desde este martes por presuntamente haber buscado y ofrecido a un 'sin techo' 6.000 euros a cambio de un riñón para trasplantarle a uno de los hijos y amenazarle de muerte cuando el indigente finalmente decidió no aceptar el trato.

 

En el juicio que se celebra en la Audiencia de Barcelona, tanto el padre, Zoran R., como el hijo al que iban a trasplantar el órgano, Toni R., y también el hermano de éste, Django R., han negado que le hubiesen ofrecido dinero por su riñón y han asegurado que el indigente quiso donárselo por su amistad.

 

También han negado la acusación de que, cuando el hombre decidió finalmente no donar el órgano --la tarde del 24 de abril de 2015 en la casa del clan de Miami-Platja, en Montroig del Camp (Tarragona)-- le hubiesen golpeado, insultado y gritado, advirtiéndole de las consecuencias de no continuar con el trasplante.

 

Fiscalía pide para los tres del clan entre 11 y 13 años de cárcel por promoción, favorecimiento o facilitación de trasplante ilegal de órganos ajenos, además de otros delitos como coacciones y, en el caso del hijo que iba a recibir el riñón, también usurpación de estado civil por haberse hecho pasar por su hermano para que la sanidad pública le atendiese al no tener él nacionalidad española.

 

Para el vigilante de seguridad y colaborador habitual de la familia, Oussama E., la fiscal pide nueve años de prisión también por promoción, favorecimiento o facilitación de trasplante ilegal de órganos ajenos al ser presuntamente quien se encargó de buscar al donante, aunque él lo ha negado en el juicio.

 

INVESTIGADOS EN ALEMANIA

 

Agentes de la Policía Nacional han explicado en su declaración como testigos que el clan estaba siendo investigado por la Justicia alemana por diversos delitos como estafas y robos con fuerza, y que fue en la intervención de conversaciones telefónicas donde se descubrió el asunto del trasplante.

 

Según la acusación de la Fiscalía, cuando Toni R. fue diagnosticado a finales de octubre de 2014 comenzó a facilitar al documentación de su hermano para beneficiarse de la sanidad pública; en juicio él lo ha reconocido.

 

Cuando los médicos determinaron que debían trasplantarle un riñón, los acusados trataron de localizar a un dOnante compatible a cambio de dinero y de que él aceptase hacerse pasar ante las autoridades españolas como un amigo de la familia, siempre según la versión de la fiscal.