Un cazador español tiene la cabeza de Cecil

Foto: El Confidencial

Se ignora aún su identidad, pero pagó unos 50.000 euros por matar al león 'estrella' de la reserva Hwange (Zimbabue), al que sacaron engañado con cebo.

Se encontraron su cuerpo sin cabeza ni piel. Cecil, el león más famoso de la reserva zimbabuense de Hwange, fue hallado muerto el pasado día 1 de julio. A sus trece años se había convertido en el felino más grande la región, y nada menos que un total de tres leonas suspiraban en la manada por su oscura melena. La belleza de este mamífero no pasaba desapercibida ante los turistas que veían en él el mejor de los modelos para sus fotos de recuerdo.

 

Sin embargo, la elegancia y el porte de Cecil nunca más podrán ser contemplados. Las autoridades del país, según informa 'El Correo' no han conseguido todavía identificar al cazador que ha terminado con la vida de su estrella animal, pero sí han confirmado que se trata de un hombre español. Las fuerzas de seguridad calculan que se habrían pagado 50.000 euros por arrebatar la vida a este león que hacía las delicias de todo el que lo admiraba.

 

“Le dispararon por la noche con arco y flechas para no hacer ruido, y estuvo desangrándose toda la noche hasta que lo remataron con rifles por la mañana. Podría considerarse una caza furtiva”, explican para el citado diario miembros de varias organizaciones sudafricanas cuyo objetivo es la defensa de los felinos, tanto en cautividad como en libertad. La investigación ha determinado que el animal fue engañado para que saliera del parque a través de una presa muerta que se le colocó como cebo para que acudiera a comer. Estos datos se conocen porque el animal llevaba desde 1999 un collar GPS que ayudaba a la Universidad de Oxford a conocer sus hábitos.

 

La matanza no sólo ha terminado con la vida de Cecil, sino que sus siete cachorros también encontrarán la muerte: el nuevo macho que se ponga al frente de la manada les matará para que las hembras estén dispuestas a procrear de nuevo. De esta manera, la estirpe del león más famoso de Zimbabue terminará en el mismo momento en que un nuevo león se haga cargo del grupo. 

 

“Le dispararon por la noche con arco y flechas para no hacer ruido, y estuvo desangrándose toda la noche hasta que lo remataron con rifles por la mañana. Podría considerarse una caza furtiva”, explican para el citado diario miembros de varias organizaciones sudafricanas cuyo objetivo es la defensa de los felinos, tanto en cautividad como en libertad. La investigación ha determinado que el animal fue engañado para que saliera del parque a través de una presa muerta que se le colocó como cebo para que acudiera a comer. Estos datos se conocen porque el animal llevaba desde 1999 un collar GPS que ayudaba a la Universidad de Oxford a conocer sus hábitos.

 

La matanza no sólo ha terminado con la vida de Cecil, sino que sus siete cachorros también encontrarán la muerte: el nuevo macho que se ponga al frente de la manada les matará para que las hembras estén dispuestas a procrear de nuevo. De esta manera, la estirpe del león más famoso de Zimbabue terminará en el mismo momento en que un nuevo león se haga cargo del grupo.