Un bombardeo de cometas y asteroides hizo a Marte habitable temporalmente

Marte

El bombardeo de Marte hace unos 4.000 millones de años por cometas y asteroides pudo mejorar el clima lo suficiente para hacer el planeta más propicio a la vida, al menos durante un tiempo.

Según un nuevo estudio de Stephen Mojzsis, de la Universidad de Colorado en Boulder, si el Marte primitivo era tan estéril y frío como lo es hoy, impactos de asteroides masivos y cometas habrían producido suficiente calor para fundir el hielo bajo la superficie.

Los impactos habrían generado así sistemas hidrotermales regionales en Marte similares a los del Parque Nacional de Yellowstone, que albergan hoy microbios alimentados químicamente, algunos de los cuales pueden sobrevivir en aguas termales en ebullición o que habitan en agua suficientemente ácida para disolver las uñas.

Los científicos seben hace mucho tiempo que el agua una vez fluyó en Marte, como se evidencia por los antiguos valles fluviales, deltas y partes de lechos de lagos, dijo Mojzsis. Además de producir regiones hidrotermalmente en porciones de la corteza fracturada y fundida de Marte, un impacto masivo podría haber aumentado temporalmente la presión atmosférica del planeta, calentando temporalmente Marte lo suficiente como para reanudar un ciclo de agua en estado latente.

"Este estudio muestra que el antigua bombardeo de Marte por cometas y asteroides pudo ser muy beneficioso para la vida allí, si loa había", dijo Mojzsis, profesor en el departamento de ciencias geológicas. "Pero hasta ahora no tenemos ninguna evidencia convincente de que hubiera vida alguna vez allí, así que no sabemos si el Marte primitivo era un crisol de la vida o un refugio para la vida", agrega el autor del estudio, publicado en Earth and Planetary Science Letters.

Gran parte de la acción en Marte se produjo durante un período conocido como el Bombardeo Pesado Tardío hace cerca de 3.900 millones de años, cuando el sistema solar se convirtió en una galería de tiro de cometas, asteroides, lunas y planetas. A diferencia de la Tierra, que ha "resurgido" una y otra vez por la erosión y la tectónica de placas, la formación de cráteres pesados es aún evidente en Mercurio, la Luna y Marte, dijo Mojzsis.

Mojzsis utilizó el superordenador Janus en la instalación informática de la Universidad de Colorado para algunos de los modelos 3-D utilizados en el estudio. Analizaron temperaturas por debajo de millones de cráteres individuales en sus simulaciones por ordenador para evaluar la calefacción y refrigeración, así como los efectos de los impactos en Marte desde diferentes ángulos y velocidades.

El estudio mostró que un calentamiento del antiguo Marte causado por colisiones de asteroides individuales probablemente habría durado sólo unos pocos millones de años antes de que el planeta rojo - aproximadamente a un vez y media la distancia del Sol a la Tierra - se sumió en las condiciones frías e inhóspitas de hoy en día.