Un Ayuntamiento con 'Rodríguezdependencia'

Cuentan que en la Plaza Mayor no se mueve un papel si no lo manda un concejal concreto... y debe ser verdad: llega al punto de suspenderse una comisión si no está.

Las fechas han querido que la entrada del nuevo gobierno coincida con la llegada de las vacaciones estivales. Así que ya estabamos acostumbrados a que el ritmo de trabajo baje notablemente entre los cargos políticos, por más que nos adoctrinen con vaguedades como que se siguen atendiendo los temas de gestión diaria, y bla, bla, bla. El Ayuntamiento de Salamanca está en parálisis y eso no lo puede negar nadie, porque desde la toma de posesión no le hemos visto el pelo más que lo imprescindible a según qué cargos.

 

Pero lo realmente determinante en este caso no es calor, la falta de ganas o el fair play de dejar que los nuevos se vayan rodando. No. Si en el Ayuntamiento no se mueve un papel estos días es por la ausencia del todopoderoso teniente de alcalde y concejal Fernando Rodríguez. La verdad es que este rumorista no se arriesga ni un poco si afirma que no pasa nada en esa santa casa que no responda a los deseos del muñidor de todas las cuestiones municipales.

 

La última prueba es palmaria. Viernes de la semana pasada. Convocatoria de la primera comisión informativa de la lesgislatura: sesión de Hacienda para el martes siguiente. Preside el honorable Fernando Rodríguez, que diría aquel. Pero es que tras la intensa labor de pactos, repactos e intrigas encomendada tras el varapalo del 24 de mayo, y los sinsabores de 'putear' al grupo socialista con el desahucio de sus despachos de 20 años, el guerrero popular tiene un merecido descanso. Así que... decreto interno el lunes para desconvocar la comisión. ¿Que el susodicho tiene suplente? Eso es para cuando no puede venir alguien de la oposición y este implacable concejal quiere seguir con sus planes y decisiones. Suspendida, y ni una noticia más. Tanto, que no hay más movimiento previsto en el Ayuntamiento hasta su vuelta y no se ha convocado ni una comisión.

 

Y todo esto sin necesidad casi de hacerse corpóreo para los mortales, porque hay que recordar que Rodríguez no da una rueda de prensa con preguntas desde hace...  no se sabe. Bueno, sí se sabe: desde que salió su letra y nombre en los papeles de 'El País'. En todo caso, habiendo comunicados en plasma, no le hace falta. Eso sí, que no se prolongue mucho su verano porque lo mismo llegamos a septiembre y no hay ni mariseca.