Un ataque de más de 100 buitres acaban con la vida de una novilla y su choto en la Hija de Dios

Novilla muerta en La Hija de Dios por un ataque de buitres

En esta ocasión la explotación ganadera de un joven productor, de 23 años y del municipio abulense de La Hija de Dios, ha sufrido el ataque salvaje de una bandada de más de cien carroñeras acabando con la vida de una novilla de tres años y de su choto mientras éste nacía.

Este varapalo económico sufrido por el ganadero se produce después de haberse incorporado en los últimos meses a la actividad, y por lo tanto en una situación muy gravosa dados los numerosos gastos que ha tenido que realizar para poner en marcha su explotación. Además se da la circunstancia de que no hace mucho tiempo su ganado también ha sufrido un ataque de lobos.

 

La Alianza UPA-COAG exige a la Consejería de Medio Ambiente la petición expresa de que, con carácter de urgencia, desarrolle un plan de eliminación de buitres en amplias zonas de la provincia de Ávila  donde se está evidenciando un grave problema de superpoblación de estas aves necrófagas.

 

Esta organización lleva alertando desde hace tiempo del peligro que supone para la cabaña ganadera de esta provincia la cada vez mayor frecuencia de ataques a animales en vivo por parte de los buitres.

 

Solo con un descaste de la población de estas carroñeras se podría controlar la densidad de una especie que se ha multiplicado de forma desproporcionada en determinadas zonas de montaña de nuestra provincia, y solo así se eliminaría el potencial reproductor de la misma, apuntan desde la Alianza.

 

Esta organización agraria alerta sobre el peligro que corren las explotaciones ganaderas extensivas durante el parto cuando los animales son más vulnerables, debido a la enorme población de estas aves necrófagas que no sufren ningún tipo de depredación y que se han extendido en número de ejemplares de una forma sorprendente.  

 

Exigen a la Junta de Castilla y León, como responsable del cuidado de la fauna salvaje, que deje de mostrarse contemplativa con los ataques cada vez más frecuentes de buitres, y que ponga en marcha un sistema de indemnizaciones que palien las pérdidas económicas que les están ocasionando los ataques  de estas aves a los ganaderos.

 

En este sentido, consideran que dado que es una especie protegida, al igual que el lobo, sus efectos en la ganadería deberían estar incluidos dentro de un plan de indemnizaciones a través de un sistema de seguros a cargo del Gobierno regional.
 

Piensan que es necesario que, aparte de habilitar más espacios para alimentarlos, es el momento de actuar desde la Administración regional porque también los buitres, como lo están haciendo los lobos, siguen poniendo al límite de la supervivencia a infinidad de explotaciones ganaderas de Ávila.