Un ataque de buitres mata a un ternero de tres días en Sardón de los Álamos

Los ganaderos han denunciado ya numerososo ataques en la provincia de Salamanca y piden un cambio en la normativa y responsabilidades a la Junta.

Un nuevo ataque de buitres ha acabado este 27 de mayo con un ternero de 3 días muerto en Sardón de los Álamos. El ganadero, que vio el día anterior al ternero en buenas condiciones, se lo ha encontrado cuando ha acudido a su explotación devorado por los buitres. Acto seguido, avisó a a la Patrulla de Medio Ambiente para poder reclamar a la Administración los daños sufridos.

 

Asimismo, en a mañana de este 27 de mayo, otro ganadero ha comunicado a Asaja Salamanca que en los últimos 10 días ha sufrido dos ataques de buitres en su explotación, en Gejo de Diego Gómez.

 

En este caso las víctimas son dos vacas y un ternero recién nacido. El ganadero contó el primer día más de 80 buitres comiéndose a una vaca y su ternero recién nacido, mientras que el segundo día otros 30 buitres acabaron con otra vaca en apenas unos minutos.

 

Ante la avalancha de ataques de buitres y el hartazgo de los ganaderos que los sufren, Asaja Salamanca pide al nuevo gobierno de la Junta de Castilla y León, salido de las elecciones del pasado domingo, que con urgencia revise y modifique la normativa de necrófagas dada su nula incidencia, como lo demuestran los continuos ataques que sufre la cabaña ganadera de la provincia.

 

 

Además, reclama que pague por la vía patrimonial los daños y el lucro cesante que sufre el ganadero por estos ataques.

 

La masiva presencia de buitres cuyo censo ha aumentado de manera alarmante en los últimos años, y la escasez de comida existente, en gran parte por las absurdas restricciones de la actual normativa, están provocando los continuos ataques de los buitres a animales vivos, normalmente vacas de parto, ovejas y terneros pequeños, que son los que tienen más limitaciones para defenderse. La actual normativa ha convertido a este carroñero en un depredador.

 

La Organización Agraria Salmantina se opuso con insistencia a dicha norma durante su tramitación pero sus demandas no fueron atendidas por los responsables políticos. El tiempo ha demostrado la nula eficacia que ha tenido y los ataques de los buitres siguen aumentando cada día, habiendo salido de sus hábitats naturales, extendiéndose por toda la provincia.

 

Por ese motivo, Asaja Salamanca insiste en la necesidad de modificar dicha normativa de manera y adaptarla a las necesidades del sector ganadero, para que los buitres se alimenten de cadáveres, como siempre hicieron, y dejen de matar animales vivos.

 

ASAJA Salamanca quiere poner de manifiesto que los ganaderos ya están hartos de tener que ser quienes sufraguen de su bolsillo la alimentación de la fauna salvaje -llámese lobos o buitres-. Por ese motivo, la organización agraria reclama a la Junta de Castilla y León que aplique el sentido común a la normativa y proteja a los ganaderos frente a estos depredadores, que están poniendo en peligro la viabilidad de muchas explotaciones.