Un apretón de manos a examen en EEUU y Cuba

Desde la cautela de un encuentro "no planeado" hasta la esperanza de un cambio, diferentes versiones para un encuentro que no tenía precedentes desde hace 13 años. 

El insólito apretón de manos entre los presidentes de Estados Unidos y Cuba, Barack Obama y Raúl Castro, durante el funeral en memoria de Nelson Mandela ha generado una ola de especulaciones en ambos países, donde se han sucedido reacciones que van desde la cautela de un encuentro "no planeado" hasta la esperanza de un cambio.

 

Apenas unos segundos de saludo y unas cuantas palabras --cuyo contenido no ha trascendido-- han bastado para dejar una de las imágenes más difundidas del funeral en el estadio Soccer City de Johannesburgo. Obama y Castro han coincidido en la tribuna de invitados, que ha contado con alrededor de un centenar de representantes internacionales.

 

El último saludo entre presidentes de Estados Unidos y Cuba data del año 2000 y tuvo entonces por protagonistas a Bill Clinton y Fidel Castro. En aquella ocasión, el gesto no se tradujo en ningún tipo de acercamiento y mucho menos en la revisión del embargo que Washington mantiene sobre la isla desde 1959.

 

Un portavoz del Gobierno norteamericano consultado por la cadena CNN ha aclarado que el encuentro no estaba "planeado", si bien ambos mandatarios eran conscientes de que coincidirían en el multitudinario acto. "Por encima de todo, es el día de honrar a Nelson Mandela, y eso es lo que el presidente (Obama) quiso destacar en el funeral", ha dicho esta fuente, en un intento por restar importancia al breve saludo.

 

Pese a los matices de Washington, el apretón de manos ha generado cierta esperanza en las calles de La Habana, entre otros motivos por la aparente falta de tensión que se percibió durante el saludo, con sonrisas por ambas partes.

 

Para José Alert, un oncólogo cubano que ha hablado con Reuters, se trata de "una noticia muy buena que "abre posibilidades de que mejoren las relaciones". Para el bloguero Yohandry Fontana, afín al Gobierno castrista, la de Obama y Castro es "la foto del día".

 

PROMESAS 

 

La llegada de Obama a la Casa Blanca fue vista por muchos como un punto de inflexión entre Washington y La Habana. En estos últimos años, ambas partes han reanudado los diálogos sobre temas migratorios y se han flexibilizado el envío de remesas y los viajes de cubano-estadounidenses.

 

Sin embargo, los Gobiernos de uno y otro país siguen reclamando al contrario pasos significativos. Cuba recrimina a Estados Unidos unos gestos que considera insuficientes mientras sigue denunciando el "ilegal" embargo comercial sobre la isla. Por su parte, la Administración de Obama exige a la de Castro mejoras en materia de Derechos Humanos.