Un año sabático para estudiar inglés, más que una moda es ya un hábito

Escuela de idiomas

El número de estudiantes españoles que deciden tomarse un año sabático para estudiar inglés en Estados Unidos, Reino Unido, Irlanda, Australia y Canadá ha crecido en un 150 por ciento.

Aunque se trata de una costumbre extranjera, cada vez son más los jóvenes españoles que se suman a esta práctica, con el fin de perfeccionar un idioma, ampliar conocimientos culturales y vivir nuevas experiencias.

 

Los datos recogidos por ESL-Education, revelan que el perfil de los jóvenes que se toman un año sabático es el de licenciados entre 26 y 27 años, que quieren hacer un "parón" antes de comenzar a trabajar. La mayoría (un 60 por ciento) son mujeres.

 

De media, los españoles se permiten pasar hasta cinco meses de año sabático, aumentando en un 14 por ciento el número de semanas con respecto a años anteriores. Y prefieren, viajar en los meses de agosto y septiembre, con el comienzo del nuevo curso.

 

Los destinos más solicitados por los españoles son los países de habla inglesa, seguidos por los de habla alemana y francesa. Y, según indica el documento, cada vez son más los estudiantes que se decantan por Australia y Canadá.

 

El manager de ESL-Idiomas en el extranjero en España, Juan Pedraz, ha señalado que Australia y Nueva Zelanda han experimentado una gran demanda debido a "la posibilidad que ofrecen para trabajar 20 horas a la semana con un visado de estudiante, lo que permite a los estudiantes financiarse parte del curso, trabajando algunas horas por la tarde o durante los fines de semana".

 

Los interesados en tomarse un año sabático, pueden acceder a los programas de idiomas de larga estancia (Gap Year) que ofrece ESL. Pueden elegir entre cursos generales, intensivos, preparación de exámenes oficiales, hasta programas de voluntariado, prácticas laborales o High Education.