Un año de prisión por atentado, maltrato y amenazas sobre un médico del Clínico Universitario de Valladolid

Una nueva agresión sobre un médico del Hospital Clínico Universitario de Valladolid se ha traducido en otra condena, la segunda en las últimas semanas y ahora con distintos protagonistas, en virtud de una sentencia dictada por el Juzgado de lo Penal número 4 que impone una pena de un año de prisión y multas por importe de 120 euros a Francisco Javier P.P. por hechos ocurridos en julio y septiembre de 2011 en dicho centro sanitario.

El condenado, según la sentencia dictada 'in voce' por el juez tras el acuerdo alcanzado entre las acusaciones pública, particular y la defensa, ha sido hallado penalmente responsable de un delito de atentado y de dos faltas de maltrato de obra y amenazas, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.  

  

Los hechos se remontan al mediodía del 15 de julio de 2011 cuando Francisco Javier P.P. se presentó en la sala de exploración de la planta sexta del Clínico Universitario y, de malos modos, exigió que le facilitasen unas bolsas de orina que, finalmente, le fueron proporcionadas.

  

Pese a ello, el condenado se dirigió al doctor L.F.D, que se encontraba allí en el ejercicio propio de sus funciones, y profirió contra él expresiones del tipo "¡cabronazo, hijo de puta, te vas a enterar!" para, acto seguido, lanzarle un puñetazo que el facultativo logró esquivar y luego cogerle de la bata a la altura del cuello y zarandearle.

 

ENCERRADOS EN LA SALA DE CITOSCOPIAS

  

Ante el cariz de la situación, el médico y una enfermera se vieron obligados a encerrarse en la sala de citoscopias, ante lo cual el agresor comenzó a pegar patadas a la puerta hasta que hizo saltar la cerradura y la jamba. La aparición del personal de seguridad evitó males mayores.

  

Pero además, el 29 de septiembre de ese mismo año el condenado regresó a la consulta y la tomó contra el mismo doctor, a quien amenazó con expresiones tales como "!te voy a poner la cara como un pan de ostias, sé dónde vives, ten cuidado no se te caiga la casa y ojalá tu hijo tenga un cáncer!"

  

La sentencia condenatoria recaída sobre Francisco Javier P.P. y otras similares toman como referencia el artículo 550 y 551.1 del Código Penal, que castiga con cárcel los actos violentos cometidos sobre personal sanitario al estar éste investido con el carácter de autoridad.