Un año de cárcel para el conductor del autocar implicado en 2010 en un siniestro mortal en Olmos

El trabajador de la empresa de Autocares Discrecionales Vallisoletanos S.L. A.I.B. ha sido condenado a una pena de un año de prisión y otro de retirada del carné como autor de un delito de homicidio por imprudencia cometido en diciembre de 2010, fecha en la que el autobús que conducía rovocó un accidente en el que perdió la vida el conductor de un vehículo que chocó contra el autocar.

El Ministerio Fiscal solicitaba inicialmente para el imputado una pena de un año y medio de prisión y la privación del carné por tres años, si bien el juicio no llegó a celebrarse debido a que las partes personadas en el proceso llegaron a un acuerdo para que la condena recaída en A.I.B. quedara reducida a un año de cárcel e idéntico periodo sin carné de conducir, tras haber sido los familiares de la víctima, Jesús Ángel G.L, de 55 años, convenientemente indemnizados por la compañía Axa, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

 

Los hechos, ya con sentencia firme, se remontan a la tarde-noche del 23 de diciembre de 2010 cuando el trabajador de Autocares Discrecionales Vallisoletanos, de 49 años y que realizaba la ruta entre la estación de autobuses de Valladolid y el Valle de Esgueva, se dirigía por la VA-140 y al llegar al cruce de Olmos fue advertido por un pasajero de que se había saltado la parada y quería apearse.

 

Ante ello, el transportista, con el deseo de atender los deseos del viajero, decidió hacer un cambio de sentido y aprovechó para ello el espacio de un camino existente en el lado izquierdo, situado aproximadamente a la altura del kilómetro 17,500.

 

Durante la maniobra de marcha atrás, sin embargo, el autobús se atascó en un terreno blando de la cuneta y quedó invadiendo la calzada de la carretera en ambos sentidos, lo que unido a la escasez de luz de la zona provocó que la víctima, Jesús Ángel G.L, que conducía un Saab en sentido Piña de Esgueva no tuviera tiempo de esquivar el obastáculo y colisionara violentamente contra el autocar, provocando la muerte en el acto de este último.