Un anfitrión que no sabe bailar en las grandes fiestas

El Real Valladolid, el pasado domingo tras encajar un gol ante el Zaragoza. ÁNGEL BECERRA

El Real Valladolid tan solo ha conseguido llevarse la victoria en tres de diez partidos ante los cinco equipos con los que comparte puestos de play off y ascenso directo.

ENFRENTAMIENTOS DIRECTOS

 

Betis:

 

*0-0 en Zorrilla, 4-0 en el Villamarín.

 

Girona:

 

*2-1 en Zorrilla, 2-1 en Montilivi.

 

Sporting:

 

*1-1 en El Molinón, 3-0 en Zorrilla.

 

Las Palmas:

 

*1-2 en Zorrilla, 1-1 en Gran Canaria.

 

Zaragoza:

 

*0-2 en La Romareda, 1-3 en Zorrilla.

Al Real Valladolid no se le dan bien las grandes ocasiones. No se trata de una simple expresión al aire, sino de una realidad. Y si no, que se lo pregunten a los números. Y es que los de Rubi tan solo han conseguido llevarse el gato al agua en tres de las diez partidos que le han enfrentado en Liga a los tres equipos con los que comparte a día de hoy puestos de play off y con los dos que ocupan el ascenso directo. Una hecatombe en toda regla que ningún aficionado blanquivioleta hubiera firmado antes de comenzar la temporada.

 

No hay más que remitirse a la hemeroteca para comprobarlo. Betis ya mira al resto desde la satisfacción de haber conseguido el pronto regreso a la Liga de las estrellas, Girona y Sporting siguen en la pugna por quedarse con la otra vacante, Las Palmas se encuentra en una situación parecida a la del Pucela y el último en discordia, el Zaragoza, acaba de recibir un espaldarazo de confianza precisamente a costa de los blanquivioletas. ¿Pero cómo fueron los enfrentamientos con cada uno?

 

Repasemos por orden. Frente al Betis a los de Rubi les costaría hacerlo peor. Del soporífero partido de ida en Zorrilla que concluyó 0-0, del 4-0 de la vuelta en el Benito Villamarín mejor ni hablar. Siguiente. Con el Girona al menos se encuentra el primer buen precedente, un 2-1 en Zorrilla que quedó rápidamente contrarrestado con el mismo resultado en Montilivi que dejaba el golaveraje parejo. Primer triunfo.

 

El segundo le encontramos ante el Sporting, ante el que los blanquivioletas se han llevado sus mayores alegrías esta temporada. Un ramplón 1-1 en El Molinón en el primer choque quedó eclipsado por un contundente 3-0 en el segundo asalto para satisfacción de la grada. De las pocas que ha habido este curso.

 

Seguimos. Las Palmas, que consiguió escaparse de Zorrilla en primera instancia con los tres puntos merced de un 1-2 que hizo mucho daño, ante el que no se recuperó mucho el Pucela tras el 1-1 en Gran Canaria. ¿Y el Zaragoza? Pues más allá del precedente del pasado domingo, el doloroso 1-3, encontramos la tercera victoria merced de un 0-2 en La Romareda.

 

Sí, sí, echen cuentas. Uno, dos y tres. Un 30% de triunfos de los diez partidos posibles. Un porcentaje que no hace falta destacar que no es muy alto, o no por lo menos para lo que podría esperarse para un equipo que aspiraba al ascenso directo como es el Real Valladolid.

 

Pero es que en esto del fútbol no es solo cuestión de cifras y estadísticas, también entran en juego las sensaciones. Y ahí tampoco tiene mucho que ganar el Valladolid. En los últimos encuentros, más allá del Zaragoza, distan mucho de un equipo que aspira a regresar a la Liga de las estrellas. Empates ante Osasuna, Las Palmas o Sabadell terminaron de dilapidar las posibilidades de quedar segundo, pero antes están otros como los de la visita del Albacete a Zorrilla (0-1) o las derrotas ante Tenerife (2-0) y Llagostera (2-0). Por creer para el play off que no sea, pero los números no lo ponen fácil, desde luego.

Noticias relacionadas