Un alto consumo de carne favorece la aparición de Alzheimer

Carne, salchichas

La dieta occidental, caracterizada por un alto consumo de productos cárnicos, hace que los residentes de Estados Unidos se encuentren particularmente en riesgo. 

Cerca de 42 millones de personas en todo el mundo padecen demencia y las tasas de Alzheimer, el tipo más común de demencia, aumentan en todo el planeta. Los factores de riesgo más importantes parecen estar vinculados a la dieta, especialmente el consumo de carne, dulces y productos lácteos altos en grasa que caracterizan a una dieta occidental.

 

Según recuerda un artículo de revisión de literatura médica al respecto, publicado en la revista del American College of Nutrition, por ejemplo, cuando Japón hizo la transición nutricional de la dieta tradicional japonesa a la dieta occidental, las tasas de enfermedad de Alzheimer aumentó de 1% en 1985 al 7% en 2008.

 

La evidencia de estos factores de riesgo, que provienen de los estudios ecológicos y observacionales, también muestra que las frutas, verduras, granos, productos lácteos bajos en grasa, legumbres, pescado y se asocian con un menor riesgo.

 

Además de la revisión de la literatura de revistas, un nuevo estudio ecológico se llevó a cabo utilizando la prevalencia de la enfermedad de Alzheimer de 10 países (Brasil, Chile, Cuba, Egipto, India, Mongolia, Nigeria, República de Corea, Sri Lanka y Estados Unidos) junto con datos de la dieta seguida 5, 10 y 15 años antes de los datos de prevalencia.

 

La ingesta habitual de carne o productos animales (menos leche) 5 años antes de prevalencia de la enfermedad de Alzheimer tenía mayor correlación con la prevalencia de la enfermedad. El estudio examinó el riesgo específico de desarrollar la enfermedad de Alzheimer al que se enfrenta cada país y región en función de sus hábitos dietéticos asociados.

 

Los residentes en Estados Unidos parecen estar particularmente en riesgo, ya que estos ciudadanos tienen aproximadamente un 4% de probabilidad de desarrollar la enfermedad de Alzheimer, debido en buena parte al patrón de dieta occidental, que tiende a incluir una gran cantidad de consumo de carne.

 

El autor del trabajo, William B. Grant, afirma que "la reducción del consumo de carne podría reducir significativamente el riesgo de enfermedad de Alzheimer, así como de varios tipos de cáncer, la diabetes mellitus tipo 2, el derrame cerebral y, probablemente, la enfermedad renal crónica".

 

A su juicio, "la creciente evidencia en todos los estudios indica que el patrón de dieta occidental --sobre todo la gran cantidad de carne que incorpora-- está fuertemente asociada con el riesgo de desarrollar enfermedad de Alzheimer y otras enfermedades crónicas. A pesar de que la tradicional dieta mediterránea se asocia con aproximadamente la mitad del riesgo que la dieta occidental, las dietas tradicionales de países como India, Japón y Nigeria, con muy bajo consumo de carne, se asocian con una reducción adicional del 50% en el riesgo de la enfermedad de Alzheimer"