Un acusado de matar a su madre en la Nochebuena de 2010 sufre en el juicio una crisis de ansiedad

Juicio a un acusado de matar a su madre en Nochebuena
Lenin Omar V.C., acusado de matar a su madre y acuchillar a varios conocidos en la Nochebuena de 2010, ha sufrido al inicio del juicio una crisis de ansiedad, teniendo que ser atendido por el médico forense.

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)



El procesado se sienta en el banquillo por asesinato en grado de tentativa, lesiones, y otro de intento de homicidio. Se enfrenta a 24 años de prisión por estos delitos. Al inicio de la vista, el joven se ha sentido indispuesto y ha tenido que ser atendido por el médico forense.

La defensa de una de las chicas que resultó apuñalada ha señalado a Europa Press que el procesado no padece ninguna anomalía o alteración psíquica con incidencia en la base psicopatológica de la imputabilidad. Esta acusación particular reclama un total de 18 años de prisión. Es previsible que las partes pacten un acuerdo de conformidad para establecer una condena.

Según el fiscal, sobre las 7.20 horas del día 25 de diciembre de 2010, el procesado se encontraba en su domicilio de Madrid junto con diversas personas, entre las que se encontraban su madre, el marido de ésta y una amiga de amos.

En un momento determinado, y sin motivo alguno, Lenin Omar tomó un cuchillo de 20 centímetros de hoja, y con la clara intención de matar, se dirigió a la habitación donde se encontraba la amiga de la pareja que estaba tumbada en la cama.

El procesado, aprovechando esta circunstancia, se abalanzó sobre ella y le clavó el cuchillo en diversas partes del cuerpo causándole diversas heridas que, en caso de no haber tenido asistencia sanitaria urgente, podrían haberle causado la muerte.

Al oír los gritos de la agredida, apareció en la habitación la madre del acusado. Lenin atacó también a su propia madre asestándole varias puñaladas que acabaron costando la vida a la mujer.

Inmediatamente después se dirigió a la estancia en la que se encontraba la pareja de su madre, con quien se encontró finalmente en el pasillo de la vivienda. Se abalanzó sobre él y, también sin motivo alguno ni intercambiar palabras, le acuchilló causándole serias lesiones.

El procesado había ingerido durante toda la madrugada gran cantidad de bebidas alcohólicas que le mermaban ligeramente sus capacidades cognitivas y volitivas.