Un 94% de los niños de la región sabe hacer un uso correcto de su libertad

El 43 por ciento prefiere "dialogar" y "tranquilizarse" antes que "pelear" cuando surge un problema con sus amigos.

Aldeas Infantiles SOS ha llevado a cabo un estudio titulado 'Abraza tus valores' que recoge que el 94 por ciento de los 1.395 niños encuestados de entre 6 y 12 años de la Comunidad sabe hacer un buen uso de su libertad.

  

Además, el 43 por ciento prefiere "dialogar" y "tranquilizarse" antes que "pelear" cuando surge un problema con sus amigos y también el 43 por ciento busca soluciones "por sí mismo" al enfrentarse a una tarea nueva. Estas son algunas de las conclusiones extraídas del estudio realizado con los alumnos de primaria que recoge Europa Press en un comunicado remitido por la organización.

  

A la pregunta '¿Cuándo abusas de tu libertad?', el 56 por ciento reconoció que cuando hacen las cosas y saben que actúan "mal", lo vean o no las personas mayores, mientras que para un 40 por ciento se produce cuando "pisan" los derechos de los demás "en beneficio propio". Por tanto, los niños de seis a doce años encuestados saben que los "límites de su libertad están donde empieza la de los demás". Tan solo un cuatro por ciento de los menores no supo qué responder a esta cuestión.

  

Los valores de la amabilidad y la libertad ha sido también objeto de análisis. El 50 por ciento asegura que son especialmente amables cuando están de "buen humor" y les cuesta más cuando están "cansados", pero un 26 por ciento asevera que "siempre lo son" cuando se dirigen a las personas mayores, a las que hablan con amabilidad, les ceden el asiento en los transportes públicos o les ayudan a llevar las bolsas de la compra si van muy cargados.

  

Por otro lado, un 29 por ciento de los castellanoleoneses encuestados en las nueve provincias asegura que no dejan correr el agua cuando se lavan los dientes y las manos, que se preocupan de no consumir más de lo que necesitan, que regalan sus juguetes y libros a otros niños cuando ya no los necesitan, que apagan la luz cuando salen de la habitación, que aprovechan el papel al usar las dos caras y, en general, que piensan en la sostenibilidad del planeta para que lo disfruten las generaciones futuras.