Un 30% de las empresas 'compra' a sus clientes para lograr el éxito en sus campañas

En España las empresas destinan hasta un 5% de su presupuesto en comunicación a la compra de regalos o incentivos.

Viajes a New York, móviles de última generación, noches de hotel y cruceros por el Mediterráneo son algunos de los reclamos que ya utilizan una tercera parte de medianas y grandes empresas para captar a nuevos clientes y aumentar hasta un 30% el éxito de sus campañas.

 

En España las empresas destinan hasta un 5% de su presupuesto en comunicación a la compra de regalos o incentivos el objetivo; animar las ventas en la época más gélida de toda la historia del consumo reciente. Se trata de una fórmula de marketing promocional cuya práctica se intensifica en una época marcada por la cifra de 6.202.700 desempleados.

 

El consumo cae un 4,7% durante el último mes según datos publicados por el INE (Instituto Nacional de Estadística) en comparación con el mismo mes del año anterior. al fenómeno de la crisis se le añaden factores coyunturales como la espectacular subida del IVA al 21% o la eliminación de la paga doble a los funcionarios que representaba hasta ahora, el 2,1% del dinero que los españoles gastaban en centros comerciales.

 

Estos factores coyunturales animan a muchas empresas a lanzarse a una intensa competición para captar a nuevos clientes utilizando el regalo o incentivo como medio vertebrador para generar más movimiento de caja.

 

La tradicional vajilla o cubertería ha sido sustituida por regalos mucho más caros y atractivos; viajes a Miami, cruceros de 7 días y productos que intentan seducir hasta el más ahorrativo y prudente de los consumidores. Según Antonio Montes experto en temas de consumo y Director de la empresa Bonoincentivo.com las grandes empresas han comprado 1.800.000 productos incentivos cada año con un crecimiento del 25% anual.

 

Los españoles siempre han tenido una atracción natural e innata por regalos e incentivos de todo tipo, distintos estudios afirman que cuando un consumidor recibe un obsequio aumenta su vínculo emocional con la empresa y se multiplica la posibilidad de compra. Los empresarios lo saben muy bien y por esa razón utilizan lo que en el sector ya se conoce como el marketing de incentivos.