Último adiós de los vallisoletanos al que fuera su arzobispo durante 27 años, el más longevo en Valladolid

BORIS GARCÍA

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, destaca la "descollante" figura de José Delicado Baeza y el actual arzobispo, Ricardo Blázquez, asegura que ha tenido la muerte "que hubiera deseado".

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ha ensalzado la "figura descollante" del arzobispo emérito de Valladolid, José Delicado Baeza, que ha fallecido la pasada noche en la capital del Pisuerga, mientras que el actual prelado vallisoletano y presidente de la Conferencia Episcopal Española, Ricardo Blázquez, ha opinado que ha tenido "la muerte que hubiera deseado".

  

Así lo han señalado en la tarde de este lunes, tras visitar la capilla ardiente del que fuera arzobispo vallisoletano entre 1975 y 2002, la cual ha quedado instalada en el Palacio Arzobispal, donde se podrá rendir el último adiós a Delicado Baeza antes de que el martes sea sepultado en la Capilla del Sagrario de la Catedral Metropolitana.

  

El presidente de la Junta ha sido de los primeros en llegar al velatorio, minutos después de las 16.30 horas. A su salida, ha subrayado que el prelado emérito "no sólo era Delicado", en referencia a su apellido, sino también "delicado", como cualidad personal y ha recordado su papel como arzobispo en los tiempos de la Transición Española, por lo que se trata de una figura "muy significativa".

  

"Era una persona entrañable y se nos ha ido", ha afirmado Herrera en declaraciones recogidas por Europa Press, tras lo que ha insistido en que por encima de su labor pastoral "debe resplandecer ese valor personal".

  

Asimismo, ha recordado que con el nacimiento de la autonomía castellanoleonesa en 1983, monseñor Delicado Baeza se mantuvo "siempre abierto al diálogo" entre la Iglesia y la "emergente" Junta de Castilla y León en aspectos "convergentes" para ambas instituciones, como la gestión del patrimonio religioso de la Comunidad.

 

LAS EDADES DEL HOMBRE

  

Esto último se plasmó, a juicio del presidente, en el nacimiento de Las Edades del Hombre, exposición enfocada a "poner el arte y patrimonio de la Iglesia al servicio de las sociedad", iniciativa promovida por figuras como el sacerdote José Velicia o el escritor José Jiménez Lozano. "Tuvo la grandeza de escucharlos y promoverlo ante las otras diócesis de Castilla y León", ha aseverado.

  

Por su parte, monseñor Ricardo Blázquez ha destacado que el prelado emérito "ha muerto sosegadamente en el Señor", algo propio de quien "no quería dar nunca molestias", y ha recordado que era sólo tres meses mayor que el Papa emérito, Benedicto XVI.

  

Así, ha explicado que el domingo, tras cenar y ver la televisión, se retiró a su habitación a leer y rezar, y fue por la mañana cuando se descubrió su muerte, al ir a buscarlo por faltar a los oficios matutinos de los que era un asiduo.

  

Blázquez ha reconocido lo "mucho" que ha "aprendido de él" y ha elogiado su carácter "recatado", el cual lo llevaba a ausentarse a numerosos actos públicos para "no interferir", a pesar de lo cual ha recordado alguna de sus últimas apariciones públicas, como su visita a la exposición conmemorativa de los 25 años de Las Edades del Hombre que acogió el pasado 2013 la Catedral de Valladolid.

  

El arzobispo de Valladolid también ha agradecido la "herencia" recibida en la Diócesis tras 27 años de pontificado, el más largo en los más de cuatro siglos de historia del Arzobispado, en los que se restauró el actual Centro de Espiritualidad Diocesano o se puso en marcha el Encuentro de la Iglesia en Castilla, el cual se ha celebrado de forma ininterrumpida durante 33 años y en el que sólo en su última edición ha estado ausente, indicio que hizo sospechar a Blázquez por primera vez sobre su estado de salud.

  

También ha destacado su papel dentro de la Conferencia Episcopal, de la que llegó a ser vicepresidente durante dos mandatos, donde prestó sus servicios especialmente en la Comisión de Enseñanza, "una de las que más actividad tienen" dentro de la curia.

 

RESPETO Y APRECIO

  

Por último, ha señalado el "reguero de respeto y aprecio" que ha dejado Delicado Baeza en Valladolid y ha garantizado que en el futuro "se podrá contar con su intercesión".

  

El funeral, que se celebrará el miércoles a las 17.00 horas en la Catedral de Valladolid, contará con la presencia confirmada de varios prelados, entre ellos el arzobispo de Toledo y primado de España, Braulio Rodríguez, quien sucediera precisamente a Delicado Baeza en Valladolid cuando éste renunció y pasó a ser emérito en 2002.

  

También estarán el obispo de Ciudad Rodrigo (Salamanca), Cecilio Raúl Berzosa; el obispo emérito de Sigüenza-Guadalajara, el salmantino José Sánchez González, y el arzobispo emérito de Sevilla, el cardenal vallisoletano Carlos Amigo.

  

La capilla ardiente también ha contado con la visita, entre otras figuras, del embajador francés en España, Jérôme Bonnafont, que se encontraba de visita oficial en Valladolid.

Noticias relacionadas