UGT y CC.OO alertan de que la creación del Área Única de Salud en Valladolid provocará el despido de 1.500 profesionales

Amenazan con recurrir el decreto si finalmente es aprobado al entender que incrementará también las listas de espera.

CC.OO y UGT han expresado hoy su frontal oposición a la creación del Área Única de Salud anunciada por el consejero del ramo, Antonio María Sáez Aguado, y han amenazado con recurrir el decreto, si finalmente fuera aprobado, al entender que su puesta en marcha supondrá la pérdida de unos 1.500 empleos y una importante merma en la calidad asistencial que se traducirá en un incremento de las listas de espera.

 

Poco antes de que el propio consejero compareciera ante el Consejo de Salud de las Áreas de Valladolid para informar sobre la fusión de las dos áreas actuales en una sola, representantes provinciales del sector sanitario de ambos sindicatos han comparecido ante los medios para denunciar públicamente que la medida, "improvisada y precipitada", no persigue otra finalidad que "tapar las vergüenzas de las listas de espera", tal y como ha apuntado Nicolás Díez, de CC.OO.

 

Éste, tras tildar los planes del consejero de una "broma sacada de la chistera", ha reclamado además un pronunciamiento del alcalde y del presidente de la Diputación ante la "discriminación" que supone utilizar a los vallisoletanos como "conejillos de indias" para experimentar con medidas que, en su opinión, vulneran sus derechos constitucionales e incumplen el artículo 56 de la Ley General de Sanidad.

 

CREAR UNA TERCERA ÁREA

 

En este sentido, el sindicalista, en declaraciones recogidas por Europa Press, ha recordado que dicha legislación establece que un área de salud debe abarcar a un segmento de población no inferior a las 200.000 ni superior a las 250.000 personas, con lo que Valladolid, con unos 534.000 habitantes, no sólo no debería quedar limitada a una única área de salud sino que incluso debería contar con una tercera.

 

Pero además, junto a la merma en la calidad del servicio y el previsible incremento en las listas de espera, los representantes de ambos sindicatos temen que el Área Única de Salud conlleve la desaparición de unos 1.500 empleos entre los profesionales interinos y eventuales del Río Hortega, Clínico Universitario y el Hospital de Medina del Campo, de los que cerca de 600 estarían adscritos a servicios centrales como laboratorios y radiodiagnóstico.

 

"Al tratarse de un único hospital con tres centros de trabajo, estimamos que la caída de empleo estaría situada entre un 18 y un 22 por ciento, mientras que la destrucción de empleo en los servicios centrales se elevaría al 30", ha indicado Jaime Redondo, quien ha reconocido que tales estimaciones se mueven en el terreno de las sospechas ante la "ambigüedad y falta de concreción" del borrador de decreto que les ha remitido la Consejería del ramo para la presentación de alegaciones.

 

Redondo, sin embargo, está convencido de que el Área Única de Salud "es la medida indispensable" para que al unificar servicios se hagan desaparecer éstos, junto con personal médico, técnicos especialistas y de enfermería.

 

"Si teníamos la esperanza de que se cubrieran muchas de las plazas de especialistas que habían quedado vacantes por jubilación, lo cierto es que con este decreto eso no se va a lograr, al menos en Valladolid", ha sentenciado, quien ha denunciado que, por contra, los puestos directivos no parece que vayan a verse afectados.

 

Por todo ello, ambas organizaciones sindicales han exigido al consejero que dé marcha atrás y han anunciado que en caso contrario acudirán a los tribunales por entender que el mismo supone una vulneración de los derechos constitucionales de los ciudadanos.