UGT denuncia la situación "de emergencia de la Universidad de Salamanca"

El sindicato ha presentado al Consejo de Gobierno de la Usal un decálogo de soluciones al respecto. 

UGT Salamanca ha presentado en el Consejo de Gobierno de la Universidad un decálogo con reflexiones y soluciones a la "situación de emergencia" que vive "la universidad pública en general y la de Salamanca en particular". 

 

En primer lugar, UGT pide que se supriman las actuales tasas de repopsición del 0% en el PAS y el 50% en el PDI, ya que en los últimos 3 años -según datos de la propia Usal- se han perdido cerca de 350 trabajadores.

 

En segundo lugar, UGT ha denunciado "el gran envejecimiento de los trabajadores", ya que uno de cada tres PDI tiene más de 60 años y uno de cada cuatro miembros del PAS, más de 55 años.

 

El tercer punto se refiere al recorte del más de 20 millones de euros al año en la Universidad, que hace insostenible la situación de la comunidad universitaria.

 

En cuarto lugar, UGT ha denunciado el actual Plan de Acción Social, que no contempla criterios de progresividad, "como sería deseable para una adecuada distribución de recursos", dicen.

 

Por otro lado, aseguran que es "imprescindible definir la política de plantillas que permitan la estabilización de los colectivos más perjudicados por los recortes".

 

En sexto lugar, UGT denuncia que "se ha pasado de una senda de crecimiento a una gravísima pérdida de alumnos debido al incremento de tasas y al descenso de la política de becas". Así, se han perdido 2.849 matrículas de 2011 a 2015. UGT asegura, además, que "Castilla y León es la tercera comunidad con las tasas universitarias más caras de España, solo por detrás de Cataluña y Madrid".

 

Por otro lado, aseguran que el Real Decreto 43/2015 ('decreto 3+2') "supone una carga inasumible de nueva redefinición de todos los planes de estudio totalmente inapropiada".

 

El punto octavo denuncia "la reducción drástica del número de centros y departamentos" y el noveno solicita "un aumento de los recursos destinados a la incorporación a la investigación de jóvenes talentos".

 

Por último, en el décimo punto, UGT reclama "la promulgación de una nueva ley de Ciencia para la comunidad de Castilla y León que relance políticas eficaces de I+D+i involucrando directamente a las propias Universidades en la dirección de la política de investigación regional".