UEMC apunta al desarrollo y consolidación de grupos de investigación como los más "resentidos" por la crisis económica

La Universidad Europea Miguel de Cervantes (UEMC) ha apuntado al desarrollo y consolidación de los grupos de investigación, así como al incremento de alumnos, como los dos aspectos que más se han visto "resentidos" por la coyuntura económica dominante.

Así lo ha trasladado en declaraciones a Europa Press el rector de la institución, Martín. J Antolín, quien ha precisado que la atención a cuestiones "perentorias" en la situación socioeconómica actual ha obligado a posponer determinadas modificaciones "fundamentales".

  

En ese punto, el rector apunta al desarrollo y consolidación de líneas y grupos de investigación en la UEMC como los "puntales" que más se han resentido aunque, puntualiza, las líneas de investigación "siguen cobrando vigor".

  

Añade, en este punto y desde la perspectiva externa, una segunda consecuencia de la "inestabilidad socioeconómica": las dificultades para planificar la oferta educativa fruto de las consecuencias de la cautela de las administraciones.

  

"El número de alumnos ha disminuido, qué duda cabe, a lo largo de los  últimos años por efectos, entre otros motivos, de esa circunstancia económica", reconoce Martín J. Antolín, quien no obstante aclara que la implantación en el presente curso del grado en Fisioterapia y el Máster universitario en Dirección y Gestión del Bienestar y del Ocio, con una "demanda importante", han "sostenido" la tendencia a la baja.

  

De este modo, el momento en el que se debía de haberse producido el "despegue" de alumnos en la UEMC se ha convertido en uno de "sostenimiento" que, a su juicio, ha mitigado lo que de otra manera "hubiera representado un descenso más acusado en el número de alumnos".

  

Tras matizar que, en algunos casos, el número de alumnos se ha visto "muy afectado" por la crisis específica de determinados sectores como es el de la construcción y la titulación de Arquitectura técnica, el rector defiende las dos premisas en lo que a titulaciones se refiere en el año 2013: el crecimiento y la coherencia en la creación de titulaciones.

  

En el apartado de "crecer a lo ancho y a lo alto", el rector destaca que a lo largo del año se ha crecido tanto en la base, a partir de nuevas titulaciones de grado, y en altura, por medio de la puesta en marcha de programas de postgrado oficial, mientras que en el segundo aspecto ensalza el haber sido "consecuentes" en la propuesta de titulaciones de grado y postgrado "asentando áreas de conocimiento que tienen que ver con las líneas de futuro en cuanto a los perfiles profesionales".

  

Las dos nuevas titulaciones que han entrado en vigor en el presente curso "asientan" en la UEMC el área de Ciencias de la Salud "y sirven al propósito que existía en la planificación de esta Universidad de ir centrando su oferta académica y sus líneas de investigación y acción en la sociedad en más de un centro, en más de una línea de investigación y en un más de un único potencial recurso de actuación en la sociedad de Valladolid y de Castilla y León".

 

POSTGRADOS "COHERENTES" CON SU ACTIVIDAD

 

En ese punto radica el objetivo de institución académica de desarrollar programas de postgrado "coherentes" con su actividad ordinaria que, aunque puede conllevar un "ritmo más pausado", obedece a la "consolidación progresiva de los grupos de investigación", lo que a su vez permite "interpretar" de manera "más adecuada" las demandas tanto de los estudiantes y de los propios grupos de investigación como de la sociedad.

  

Martín J. Antolín, para quien el año 2013 ha resultado "diferente" para la Universidad Europea Miguel de Cervantes tras la finalización, el pasado curso, de los actos de celebración de su décimo aniversario, destaca que, pese a las dificultades, los niveles de profesores doctores y acreditados de la Universidad han ido en aumento, "lo que garantiza los regímenes de calidad que pueden entenderse comparables" con cualquier otra universidad del entorno.

  

En este punto recuerda el rector el "compromiso" de la UEMC con la evaluación de su labor docente a través del Programa Docentia y con la intervención "en el entorno social más próximo", lo que se ha llevado a cabo desde la transferencia de conocimiento y la extensión universitaria con el fin común de "ofrecer los recursos de la universidad a los diferentes agentes sociales".

  

A la continuidad de la Oficina de Transferencia del Conocimiento vincula el máximo representante de la UEMC la puesta en marcha "exitosa" de muchas de las iniciativas relacionadas con el proyecto TCUE, como las convocatorias de prototipos o reuniones científicas y de difusión del emprendimiento o de la innovación.

  

En referencia a la extensión universitaria, ésta se ha mantenido "en prácticamente su totalidad" a través de las relaciones de la Universidad con los diferentes agentes con los que ya trabajaba en iniciativas como los Cursos de Verano, con la colaboración entre otros, de la Fundación de la Universidad Europea Miguel de Cervantes, de la Diputación de Valladolid y de El Norte de Castilla; los programas de becas a la calidad y a la excelencia deportivas y académicas con la colaboración del Banco de Santander o el programa interuniversitario de la Experiencia en las sedes de Medina del Campo y de Medina de Rioseco.

  

A estas acciones ha sumado el Aula de Teatro; el Aula de la Ciencia, que se proyecta, fundamentalmente, en los colegios e institutos de enseñanza secundaria de Valladolid; el Aula de cine, con proyecciones de textos fílmicos abiertas a la ciudad con la colaboración del Museo del Patio Herreriano; el grupo de debate o el servicio de publicaciones.

  

Esta "voluntad clara de intervención en la sociedad" se extiende, además, a campañas "prácticamente constantes" que se desarrollan con ONG de carácter local, regional, nacional y transnacional como la Fundación Vicente Ferrer, Unicef, la Asociación Española Contra el Cáncer, Por una Infancia Educada en Valores o el Banco de Alimentos de Valladolid.