UCCL se reúne con el Director General de la PAC para buscar soluciones a la reducción de pastos

UCCL ha mantenido este lunes una reunión con el Director General de la PAC, Juan Pedro Medina, con el objetivo de buscar una solución eficaz a los 2.300 ganaderos que han tenido una minoración en las ayudas PAC al reducirles considerablemente su superficie admisible de pastos.

Durante la reunión, UCCL ha solicitado que se flexibilice la aplicación del Coeficiente de Admisibilidad de Pastos (CAP) a los ganaderos afectados de Ávila y Salamanca (las últimas provincias en conocer los coeficientes definitivos del CAP) para que este año pierdan la menor superficie posible de pastos.

 

Asimismo, esta organización ha instado al Director General a que se tenga en cuenta la excepcionalidad de los pastos de Castilla y León y se aplique de forma horizontal un coeficiente corrector al alza como se ha hecho con las dehesas.

 

Señalan que dadas las características excepcionales de las zonas de montaña, con una alta cubierta de robles o fresnos, donde los animales no solo se alimentan de herbáceos, sino de los frutos suponiendo un alimento extra para el ganado, además de tratarse de una práctica beneficiosa para el medio ambiente ayudan a prevenir los incendios forestales y a conservar la biodiversidad, entre otra serie de beneficios medioambientales.

 

Por su parte, el Director General de Política Agraria Comunitaria, Pedro Medina, se ha comprometido a revisar caso por caso los expedientes afectados de forma significativa por el CAP, así como los expedientes que han solicitado una revisión del coeficiente, para verificar 'in situ' si la superficie de pastos está realmente pastada o no.

 

La disminución de superficies de pastos con la aplicación del Coeficiente de Admisibilidad de Pastos es para UCCL "alarmante en prácticamente todas las provincias de Castilla y León", con municipios que han visto reducida su superficie de pastos hasta un 70% incluso más, dependiendo de la zona. Las consecuencias para estos ganaderos "son enormes ya que en algunos casos, no tienen superficie suficiente para que pasten sus animales y para cumplir las exigencias de las ayudas de agroambientales en cuanto a carga ganadera se refiere, quedándose fuera de estas ayudas".

 

Actualmente, los problemas radican en los ganaderos de Ávila y Salamanca, las últimas provincias en conocer su CAP, que han tenido un problema añadido, ya que tuvieron que tramitar su solicitud de ayudas PAC y de incorporación de agroambientales, con un desconocimiento absoluto de las hectáreas admisibles que dispondrían en la campaña 2015, es decir, las hectáreas de pastos que les generarían derechos de pago básico.

 

UCCL ya solicitó a la Consejería en marzo de este año que agilizara la aplicación del CAP sobre todas las superficies de pastos de Castilla y León para evitar estos problemas. Por ello, espera que el compromiso por parte de la Consejería solucione el grave problema que está ocasionando a los ganaderos la aplicación del CAP