Tu cuerpo, de arriba a abajo, sufre la resaca

Navidad es época de excesos, comemos y bebemos como si no hubiera mañana. Concretamente, siete de cada diez españoles (68%) se exceden con la comida y la bebida durante estas celebraciones navideñas. 

Tanto una ingesta masiva de comida como de bebida puede tener consecuencias para tu organismo, aunque es la bebida la que puede tener unas consecuencias más rápidas en nuestro organismo. 

 

Según una reciente encuesta, el 34 por ciento de la población adulta tiene resaca tras la ingesta de alcohol en estas fiestas. Esto significa que sufrirá durante 24 horas dolor de cabeza, pesadez de estómago y falta de energía (en el mejor de los casos). 

 

Sin embargo, beber en exceso tiene consecuencias para tu cuerpo que van más allá de un simple dolor de cabeza o malestar generalizado. No todo el mundo reacciona igual al alcohol. Existen muchísimos factores que afectan a nuestra reacción ante el alcohol: el peso, la proporción de agua y grasa, la hora del día, el estado de ánimo o la bioquímica del organismo. 

 

Y por si lo vas a poner de excusa, no es cierto que quien está más acostumbrado a beber, se emborracha menos. Quien ha desarrollado tolerancia al alcohol no se emborracha menos, sino que muestra menos los efectos de la borrachera. Sin embargo, igualmente se emborracha y sufre los efectos de apatía, pérdida de coordinación y reflejos, así como los efectos de la resaca. 

 

 

Aquí tienen una recopilación de los efectos que desconocemos del abuso de alcohol... para pensárselo antes de tomarse esa última copa de la noche: 

 

- CEREBRO:

 

El alcohol afecta a la química cerebral, altera el ritmo biológico y puede provocar perdida de hidratación, lo que ocasiona inflamación y, en consecuencia, ese dolor de cabeza por el que quieres morir y que no te deja pensar.

 

- CORAZÓN

 

Cuando se bebe alcohol en grandes cantidades aumenta el flujo de sangre al corazón, que debe bombear una mayor cantidad para lograr que los órganos funcionen normalmente. Aquí los efectos de la resaca se pueden observar en un latido irregular.

 

- RIÑONES:

 

El alcohol es una sustancia con efecto diurético, su ingesta provoca la eliminación de agua y sodio, el resultado puede ser la constante necesidad de orinar. En consecuencia, eliminas líquidos del organismo y contribuyes a la deshidratación.

 

- HÍGADO:



El hígado desintoxica y elimina el alcohol de la sangre a través de la oxidación. Si el alcohol se acumula puede destruir células y, finalmente, órganos. Aunque si solo se trata de una resaca los efectos son de una hipoglucemia: sudoración, somnolencia, malestar general, debilidad..

 

- PÁNCREAS:



Este órgano también sufre, en los casos de abuso de alcohol se puede desarrollar pancreatitis. La resaca afecta en forma de dolor de estómago, nauseas y vómitos.

 

- INTESTINOS:


Abusar del alcohol hace que las bacterias crezcan en los intestinos. Esto puede hacer que estas bacterias pasen a través de la pared intestinal y al hígado, lo que conduciría a daño hepático (en el peor de los casos).

 

 

Músculos:


La falta de hidratación hace que los músculos se debiliten, esto provoca fatiga y sopor.