Tres personas del 15-M se encierran en Bankia y paralizan un desahucio

El grupo de Stop Desahucios protesta contra la intención de la entidad financiera que pretende subastar la vivienda de una familia que debía 7.000 euros de su hipoteca. La dirección de Bankia se compromete a reunirse con los afectados la próxima semana y buscar una solución negociada.

Un grupo de Stop Desahucios del movimiento 15-M ha logrado este viernes que una oficina de Bankia en Valladolid detenga la ejecución hipotecaria de una familia con dos niños. Tres personas se encerraban en la oficina de la entidad bancaria en la calle María de Molina para solicitar al director una solución ante la crítica situación de una familia a punto de perder su vivienda tras el impago de una cantidad de 7.000 euros.

 

Según explica una de las abogadas de los perjudicados, Victoria Hernando, “esta familia debido a la pérdida temporal de empleo, no pudo hacer frente a varias cuotas hipotecarias”. La entidad financiera presentó una demanda de ejecución hipotecaria por impago de 4.000 euros. Ahora la situación laboral es sensiblemente mejor y pueden hacer frente a las cuotas, aunque han solicitado que la cantidad adeudada de 7.000 euros se pueda fraccionar en varios pagos.

 

Según Victoria Hernando, Bankia ha accedido a mantener una reunión la próxima semana para estudiar este caso. “Nos encontramos satisfechos porque nuestro objetivo era detener la adjudicación de la vivienda”. No obstante, Hernando dice que no pararán hasta que “Bankia archive el procedimiento, con el fin de buscar un acuerdo para saldar la deuda progresivamente”, aclara.

 

“Desde el grupo de Stop Desahucios del 15-M no vamos a permitir que se produzca esta injusticia y que esta familia pierda su vivienda por 7.000 euros cuando han pagado todos los meses desde hace más de 7 años”. Asimismo, la abogada de la familia informa que si Bankia adjudica la vivienda, “esta familia además de perder el inmueble tendría una deuda de 50.000 euros”. El medio centenar de personas que han participado en la protesta recordaban que “Bankia ha recibido más de 23.000 millones de euros de dinero público para su rescate”.