Tres años de prisión para el 'Pocero' por traficar con droga en Medina del Campo

La mujer que le acompañaba, Ana C.F., para quien la acusación pública pedía un año y ocho meses y 200 euros como cómplice, ha quedado absuelta de los cargos que se le imputaban.

La Audiencia de Valladolid ha impuesto una condena de tres años de prisión a Óscar P.S. ('Pocero') por un delito de tráfico de drogas con motivo de la detención de que fue objeto en diciembre de 2011, cuando fue sorprendido en las inmediaciones de la discoteca 'Zeus' de Medina del Campo a bordo de un turismo en el que portaba casi tres gramos de cocaína.

 

En su sentencia, la Sección Cuarta de lo Penal considera probada la comisión del delito por parte del procesado, para quien el Ministerio Fiscal pedía tres años y dos meses, y junto a los tres años citados de privación de libertad le impone el pago de una multa de 400 euros, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

 

Por contra, la mujer que le acompañaba, Ana C.F., a quien la acusación pública pedía un año y ocho meses y 200 euros como cómplice del anterior en el delito, ha quedado absuelta de los cargos que se le imputaban.

 

Los dos acusados habían alegado que la droga intervenida por la policía la había comprado ella para autoconsumo de ambos puesto que se disponían a salir de fiesta.

 

Durante el juicio se analizaron hechos ocurridos en la noche del 3 al 4 de diciembre de 2011, fecha en la que dos agentes de la Policía Nacional que se encontraban de servicio en las inmediaciones de la discoteca 'Zeus' de Medina del Campo, donde estaba prevista la celebración de una fiesta de 'música house', avistaron el turismo BMW que conducía Óscar P.S. y que se detuvo en el cruce de la Avenida Lope de Vega.

 

CONOCIDO EN CÍRCULOS POLICIALES

 

El ahora condenado, a quien la información policial se le relacionaba con el tráfico de drogas en la villa, fue visto mientras manipulaba algo en el interior del vehículo y lo escondía entre los asientos, para a continuación girar en redondo en la misma calle. Ante ello, los agentes optaron por seguirle hasta que el sospechoso se detuvo en el Puente de San Miguel para recoger a la ya absuelta Ana C.F.

 

Uno de los policías aprovechó entonces para bajarse del vehículo policial y encaminarse hacia el del acusado mientras se montaba en él la otra acusada. Fue entonces cuando el agente golpeó la ventanilla del BMW para que su conductor detuviera el vehículo, si bien lejos de atender el requerimiento, siempre según la versión policial, emprendió una rápida fuga en dirección hacia el polígono industrial que derivó en una peligrosa persecución que concluyó en el Camino del Olmo, donde el acusado, viendo que no lograba dejar atrás a sus perseguidores, optó por parar el coche.

 

Sin embargo, antes de que la patrulla llegara a su altura Óscar P. pasó a Carmen una cartera monedero que ésta arrojó por la ventanilla, aunque tal acción fue vista por uno de los funcionarios, quien la recogió y halló en su interior seis bolsitas con 2,95 gramos de 'coca', 300 euros en billetes de 50, 20 y 10 y un papel con dos anotaciones manuscritas de dos números de teléfono junto a los cuales figuraban anotadas sendas cantidades de dinero.

 

La acusación pública sostenía que su acompañante, dada la estrecha amistad con el conductor, era conocedora de que la cartera contenía la droga, así como que éste traficaba con ellas y que por esa razón procedió a deshacerse de ellas.

 

Se da la circunstancia de que Óscar P. ya fue condenado en sentencia firme el 31 de enero de 2013, dictada por la Audiencia de Valladolid, como autor de un delito de tráfico de drogas de las que causan grave daño a la salud.