Tres años de cárcel por traficar en lugares de alterne de Valladolid y provincia

El varón aprovechaba su condición de taxista de prostitutas para abastecerlas de mercancía.

El varón de 30 años y natural de la República Dominicana, L.A.P.C, detenido en noviembre de 2013 en el marco de la 'Operación One', acusado de dedicarse al tráfico de cocaína en lugares de alterne de la capital y la provincia, se ha conformado este miércoles con una condena de tres años de prisión.

 

Con el fin de evitar una posible pena de cinco años de cárcel y multa de 30.000 euros, que era la petición inicial del Ministerio Fiscal, el acusado se ha reconocido autor de los hechos y ha llegado a un acuerdo con la acusación pública para que la pena finalmente impuesta quedara reducida a tres años y al pago de 12.000 euros, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

 

Las investigaciones que condujeron a su detención se iniciaron a mediados del mes de junio de 2013, cuando agentes policiales tuvieron conocimiento de que un sujeto de origen sudamericano que vivía en una urbanización de una localidad cercana a Valladolid se estaría dedicando a la venta de cocaína en la capital y provincia, especialmente en locales de alterne.

 

Durante el desarrollo de la investigación se pudo comprobar que el principal investigado se dedicaba al transporte de prostitutas a distintos clubes y, aprovechando los contactos que tenía en los mismos, distribuía sustancias estupefacientes que éstas compartían posteriormente con los clientes.

 

UNA VIDA MUY AUSTERA

 

Esta actividad la desarrollaba desde primera hora de la mañana y, en la mayoría de los días, hasta altas horas de la madrugada. Para ello tenía una dedicación absoluta y llevaba una vida austera para así evitar llamar la atención.

 

Además de las ventas en los establecimientos, el ahora condenado también distribuía puntualmente a clientes de la ciudad, a los cuales proveía en las proximidades de su domicilio o de locales de ocio.

 

Así, los agentes consiguieron interceptar varias transacciones de droga, hasta que el día 19 de noviembre de 2013, con el preceptivo mandamiento judicial, registraron el domicilio del sospechoso situado en la calle Cárcava, donde se incautaron de un total de 203,45 gramos de cocaína valorada en casi 12.000 euros, cantidad suficiente para vender más de 800 dosis, además de 1.480 euros en efectivo, un vehículo con habitáculos que utilizaba para el transporte de la droga, ocho móviles, así como numerosos efectos y documentos relacionados con la elaboración y venta y distribución de las sustancias estupefacientes.