Tres alternativas para el turismo de camping en Valladolid

Tres son los campings que se ubican en la provincia vallisoletana: 'El Astral' en Tordesillas, el 'Riberduero' en Peñafiel y el Cubillas en Cubillas de Santa Marta. Este tipo de turismo se convierte en una alternativa más económica para las vacaciones.

Una tienda de campaña o un bungalow, montaña o campo castellano, con niños o en pareja…ir de camping es una de las opciones más sencillas para pasar las vacaciones, y también una de las más económicas. Sin embargo, el perfil español no es el más usual en estos alojamientos sino que el cliente mayoritario de estos espacios son los extranjeros, concretamente, nuestros vecinos europeos.

 

Aunque la cultura española habitúa a emigrar hacia el Mediterráneo o el Sur para absorber hasta el último rayo de sol y disfrutar de la playa, en Valladolid las zonas verdes y naturales, la viticultura, los pueblos y castillos se presentan como una alternativa más tranquila para disfrutar de las vacaciones frente a las aglomeraciones costeras.

 

Esta opción de alojamiento dispone de espacios para parcelas, donde instalar tu tienda con coche o caravana. O de bungalows de madera para cinco o seis personas, si no estás acostumbrado a la acampada o no quieres renunciar a la comodidad. Así, para pasar unos días en un camping, tres son las opciones para decantarse en Valladolid.

 

'EL ASTRAL' EN TORDESILLAS

 

Primera parada, Tordesillas. A tan solo unos treinta kilómetros de la capital vallisoletana se encuentran tres hectáreas de espacio natural en el Camping, 'El Astral', a orillas del río Duero. Aunque no prima el lujo, sino la sencillez, este camping cuenta con dos campos de golf (más uno rústico); piscinas para sofocar el seco calor castellano; zonas deportivas para entretenerse; y el contacto, siempre presente, del medio ambiente.  

 

La parcela más pequeña, de 40 a 120 metros cuadrados, para este verano cuesta 26,40 euros. Una superficie de 60 a 180 metros cuadrados, de confort ya que se asienta sobre hierba, supone 27 euros. Mientras que la opción de gran confort, también sobre hierba, y que aumenta su espacio de los 90 a los 120 metros cuadrados, totaliza los 28 euros de coste. Por otro lado, el bungalow varía su precio, según el tamaño, de unos 75 a 90 euros.

 

CUBILLAS, EN CUBILLAS DE SANTA MARTA

 

Segunda parada, Cubillas de Santa Marta. A unos veinticinco kilómetros de Valladolid, y muy cerca de Palencia, se presenta este camping que posee alternativas como un paseo a caballo por las orillas del Pisuerga o el Canal de Castilla; la organización de capeas  de vaquillas de la finca 'La Hijosa'; un parque infantil de dieciocho hectáreas con animación de talleres y torneos; y piscina indispensable para el caluroso verano.

 

La parcela se clasifica en baja, media y alta, y sus precios diarios varían, según este mismo orden, en unos 9, 10 o 12 euros. Por otra parte el alquiler por día de bungalows dependiendo de su capacidad, altera su precio desde los 60 a los 90 euros. Por otro lado, oferta una pequeña casa rural, que por persona y noche, contabiliza un precio de 15 a 19 euros dependiendo de su tamaño, el cual tiene una capacidad máxima para 17 personas.

 

'RIBERDUERO' EN PEÑAFIEL

 

Tercera y última parada, PeñafielCuna de la Ribera del Duero –de ahí su nombre-, a unos cincuenta y seis kilómetros de Valladolid. Esta villa histórica ofrece en su camping rodeado de una extensa arboleda, posibilidades de ocio y turismo como: visitas propuestas a las bodegas del Duero, a su Castillo-museo del vino o a la plaza medieval del Coso; actividades como el senderismo y espacios de zona infantil, piscina o amplias espacios naturales.

 

El precio por día de una parcela varía entre los 4 y los 7 euros, dependiendo de la tienda, individual o colectiva, o el estacionamiento de coche o caravana. El alquiler de los bungalows cuesta 85 euros el día para un máximo de cinco personas.

 

Ya ven, ante la crisis, siempre hay posibilidad de escapar de la ciudad unos días de forma barata, aparcar la sombrilla y la maleta, y sustituirlos por la mochila y la tienda de campaña. Quizá, seguir los pasos de nuestros vecinos holandeses, los más usuales en estos alojamientos según el Camping de 'Riberduero', no sea tan mala idea. Descubrir los parajes castellanos y respirar aire puro es una segunda opción en Valladolid.