Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Trasladado desde Holanda un pederasta español condenado a 72 años de prisión

Traslado pederasta

Gracias a la colaboración policial internacional, Juan García-Verdugo Sánchez fue detenido el pasado 18 de marzo en el aeropuerto de Schipol, en Ámsterdam, cuando regresaba a Europa de un país asiático.

Agentes de la Policía Nacional, adscritos a la División de Cooperación Internacional, han trasladado desde Holanda al pederasta de Valdemoro (Madrid) fugado y condenado a más de 72 años de prisión por abusos sexuales a menores de entre 8 y 15 años de edad, ha informado la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

 

Debido a la extrema gravedad de los hechos y la reincidencia de este tipo de delincuentes se elevó a internacional la Requisitoria Judicial que pesaba sobre él.

 

Gracias a la colaboración policial internacional, Juan García-Verdugo Sánchez fue detenido el pasado 18 de marzo en el aeropuerto de Schipol, en Ámsterdam, cuando regresaba a Europa de un país asiático.

 

Se sospechaba que el condenado podría haber huido a este continente, bien buscando refugio o nuevas víctimas con las que poder continuar su actividad delictiva.

 

En el momento de su detención le fueron intervenidos dos ordenadores portátiles, tres discos duros, un teléfono móvil, una cámara fotográfica digital y dos reproductores mp3. A la espera de ser analizado, todo este material es susceptible de contener material pornográfico infantil.

 

Gracias a los canales de colaboración internacional Javier García-Verdugo fue detenido en 2012 por los ciberagentes de la Policía Nacional.

 

La investigación se inició cuando, -a través de los canales colaboración que existen con otros países, especialmente INTERPOL Y EUROPOL-, se recibió información sobre la compra por parte de un ciudadano español de varios DVD con pornografía infantil.

 

A raíz de esto, los agentes españoles comenzaron la búsqueda de esta persona que había adquirido ese material y las pesquisas realizadas les llevaron hasta un individuo, un varón de 47 años de edad, monitor de una escuela de ciclismo.

 

El arrestado aprovechaba su relación de confianza con las víctimas, niños de entre 8 y 15 años, para pedirles que realizaran en su presencia actos de índole sexual. Si accedían, tomaba fotografías y grababa de forma directa estas situaciones, usando además cámaras ocultas instaladas en su domicilio.

 

En su vivienda se intervinieron en ese momento 11 discos duros, 3 teléfonos móviles, 2 soportes ópticos, una cámara de video, una fotográfica y diverso material impreso.

 

En un análisis pormenorizado del material intervenido, los agentes hallaron nuevos archivos relacionados directamente con los hechos que permitieron identificar a 14 menores de edad víctimas de estos abusos.

 

También se pudo comprobar que llevaba un registro de los abusos que iba cometiendo.