Tráfico inicia una campaña de control de alcohol y drogas en las carreteras

La DGT dedicará esta semana a una campaña especial en la que espera hacer 25.000 controles al día. Especial rigor con los conductores que combinan alcohol y drogas. Las alcoholemias están detrás de uno de cada cuatro accidentes mortales.

La Dirección General de Tráfico intensifica durante esta semana semana (del 10 al 16 de agosto) los controles de alcoholemia y drogas, de modo que cualquier conductor puede ser solicitado para realizar un control para la detección de ambos cualquier hora del día y en cualquier carretera, coincidiendo en estas fecha celebraciones y fiestas en diversas localidades de toda España.

 

Como suele ser habitual en este tipo de campañas la DGT ha invitado a las corporaciones locales, así como a los organismos autonómicos con competencia en la materia a sumarse a la misma e incrementar los controles y la vigilancia en sus respectivas vías. De este modo, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, realizarán más de 25.000 controles diarios de alcohol y drogas, en cualquier vía, hora y día de la semana. Se pondrá especial énfasis en los colectivos policonsumidores, aquellos conductores que se ponen al volante y que consumen habitualmente alcohol y/o drogas.

 

Desde la entrada en vigor de la modificación de la Ley de Seguridad Vial en mayo de 2014, más de 3.000 conductores reincidentes (aquellos conductores que hubieran sido sancionados en el año inmediatamente anterior por dar positivo a alcohol) han sido sancionados con 1.000 euros y la detracción de 6 puntos. Además, 30.000 conductores han sido denunciados en el último año con el mismo importe y la misma detracción de puntos por circular con más de 0.50 mg/l de alcohol en aire espirado, el doble de la tasa permitida. Desde la entrada en vigor de la Ley, también han sido sancionados más de 20.000 conductores por conducir con presencia de drogas; esta infracción está castigada con una sanción de 1.000 euros y la retirada de 6 puntos.

 

 

UNO DE CADA CUATRO FALLECIDOS EN ACCIDENTE IBA BEBIDO

 

Conducir después del consumo de sustancias psicoactivas es un hecho frecuente en España, alcanzando a doce de cada cien conductores, tal y como muestran los resultados del Proyecto europeo DRUID´13 (Driving Under Influence of alcohol and Drugs”) proyecto que estudia la prevalencia de consumo de alcohol y drogas entre los  conductores.

 

Además, la memoria que anualmente realiza el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses (INTCF) a una muestra de fallecidos en accidente de tráfico, constata que en 2014  cuatro de cada diez conductores  fallecidos en accidente de circulación resultaron positivo en sangre a drogas y/o psicofármacos y/o alcohol. En concreto de los 614 conductores fallecidos en accidente de circulación y analizados por el INTCF, 240, (39%) resultaron positivos en sangre a drogas y/o psicofármacos y/o alcohol.

 

En lo referente a peatones, de los 173 peatones fallecidos y analizados en el INTCF, el 40%  de ellos (104) presentaron resultados positivos en sangre a drogas y /o psicofármacos y/o alcohol.

 

En Castilla y León en el año 2014 de los 100 accidentes mortales que se registraron, en 3 de ellos (el 3%) el alcohol o las drogas intervinieron como factor desencadenante, con el resultado de 3 personas fallecidas, 2 heridas hospitalizadas y 1 herida leve. Desde el 1 de enero hasta el 31 de julio de 2015, de los 62 accidentes mortales,  en 3 de ellos (el 4,8%) tienen como factor concurrente alcohol o drogas, con el resultado de 3 personas fallecidas y  2 heridas leves.