Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Traca final de emociones para el deporte vallisoletano este fin de semana

Valladolid B puede ascender a Segunda B, el Cuatro Rayas se juega la permanencia en Huerta del Rey y VRAC y Hermi El Salvador buscan la final de la liga en Pepe Rojo.

Si es usted amante del deporte y da la casualidad de que vive en Valladolid, agárrese que vienen curvas este fin de semana. Mientras otros como Balonmano Aula Cultural, Real Valladolid o Baloncesto celebran o lloran permanencias y descensos, hay otros que se juegan toda una temporada en apenas un partido.

 

Ellos son el Cuatro Rayas, el Real Valladolid Promesas y los dos representantes vallisoletanos del rugby, VRAC Quesos Entrepinares y Hermi El Salvador, cuatro equipos, tres deportes en los que el prestigio de la ciudad está en juego, si bien con aspiraciones bien diferentes.

 

VRAC Y EL SALVADOR

 

La copa de la liga tiene que acabar en Valladolid. Esa frase tienen marcada entre ceja y ceja tanto Quesos Entrepinares como Hermi El Salvador, para lo que deben dar el primer paso este sábado y domingo, respectivamente.

 

Clasificados ambos para las semifinales directamente al terminar primero y segundo en la clasificación regular, los queseros se verán las caras con el Bathco, quien ya fuera contrincante en la final de Copa hace apenas unas semanas, a partir de las 17.30 del sábado. Por su parte, el equipo de Juan Carlos Pérez tendrá la alternativa al día siguiente a la misma hora frente al Cisneros.

 

Sobra decir que, jugando los dos en Pepe Rojo, Valladolid se convertirá en el epicentro del rugby en España durante sábado y domingo. El VRAC, ya con la Copa en su vitrina, quiere firmar una temporada redonda en la primera temporada de Diego Merino con el doblete. Los otros, refrendar una buena campaña y volver a conquistar el título seis años después. La emoción, por partida doble, está servida.

 

BALONMANO VALLADOLID

 

Sin duda, la situación más frágil para el deporte de Valladolid este fin de semana. El club presidido por Óscar Simón, ya de por sí pendiente de un hilo económicamente hablando, se juega el ser o no ser el domingo a las 17.00 en Huerta del Rey, en lo que podría ser el fallecimiento deportivo de la entidad.

 

El tema es delicado, ya que los de Nacho González, al igual que le sucediera al equipo de fútbol hace una semana, no dependen de sí mismos en esta última jornada de Asobal. Primero, hay que ganar al Balonmano Guadalajara, y al mismo tiempo estar con el transistor en la oreja esperando que tropiece el Fertiberia Puerto Sagunto como local ante el Villa de Aranda.

 

Las combinaciones no son muchas. Se da la circunstancia de que los burgaleses están con veintidós puntos, mientras que Puerto Sagunto y Cuatro Rayas con veinte, encontrándose los pucelanos fuera del descenso. ¿Lo malo? Que en caso de triple empate, habrá caída a los infiernos del Cuatro Rayas.

 

REAL VALLADOLID B

 

Otra posible alegría de la jornada, quizá la más asequible si se tiene en cuenta el 3-1 que cosecharon el pasado domingo los de Torres Gómez ante el Somozas en los Anexos. Después de quedar primeros en la clasificación y semejante resultado favorable en el partido de ida, los blanquivioleta se han ganado por derecho propio el derecho a soñar con el ascenso a Segunda B, después de una temporada en la que han tenido que sobreponerse a varios meses de impagos.

 

Obviamente el choque, que tendrá lugar a las 17.45 en el campo de juego de Pardiñas, no se plantea sencillo, ya que los de Ferrol necesitan dos goles para darle la vuelta al tanteo. Pero la recompensa merece la pena; el regreso a la categoría de bronce cinco años después.