Trabajadores de Panrico y sus familias se manifiestan en Valladolid en defensa de sus 'derechos presentes y futuros'

Cerca de trescientas personas, entre trabajadores de Panrico y sus familias, se han manifestado esta tarde en Valladolid para reclamar la continuidad de la planta, ubicada en el Polígono de San Cristóbal, y con el propósito de reclamar una mejora de sus condiciones sociolaborales.

Tras una pancarta bajo el lema 'Por nuestros derechos presentes y futuros. Donuts Panrico en lucha', la movilización ha partido a las 19.30 horas de la Plaza Juan de Austria y ha obligado a la Policía Municipal a cortar el tráfico en el Paseo de Zorrilla en sentido hacia la calle Santiago, ya que los manifestantes, al grito de "Gila, cabrón, trabaja de peón" o "no nos mires, únete" y sin cesar de lanzar petardos, han utilizado este itinerario hasta desembocar en la Plaza Mayor.

 

Aunque la dirección de la empresa, encabezada por el aludido Carlos Gila, ha hecho ya efectivo un primer pago de 140 euros correspondiente a la nómina de septiembre y se ha comprometido a abonar el resto en otros tres pagos hasta finales de octubre, así como a afrontar antes del 14 de noviembre la correspondiente al presente mes, los trabajadores han expresado su "frustración por la forma en que se está intentando amedrentar a la plantilla e imponer recortes que nunca se habían hecho hasta ahora en ninguna empresa de España".

 

Así lo ha denunciado el secretario del Comité de Empresa de Panrico en Valladolid, Fernando Pérez San Román, quien, en declaraciones a Europa Press, ha lanzado un mensaje muy claro a la dirección: "¡Que no nos tomen el pelo y se nos muestre un respeto porque no estamos dispuestos a tolerar cualquier atropello!".

 

El portavoz de los trabajadores hacía así referencia al plan de viabilidad "que sigue sobre la mesa" y que "entraña un futuro muy negro para la empresa", ha recordado Pérez San Román, ya que implica el despido del 50 por ciento del total de las plantillas en España--1.900 de cerca de 4.000- e impone recortes salariales de entre un 35 y 40 por ciento, "algo que en Valladolid ya no se puede aplicar si se tiene en cuenta que aquí los trabajadores ya vieron recortados sus emolumentos el pasado año en un 12 por ciento".

 

ASAMBLEA PARA DECIDIR SOBRE LA HUELGA

 

Por ello, a pesar de ese acuerdo para abonar nóminas y el compromiso de la Junta de Castilla y León de aportar un aval financiero por importe de 1,5 millones para garantizar el activo circulante- abono de sueldos y pago a proveedores-, los trabajadores de la planta de Valladolid deberán decidir este sábado en asamblea, a partir de las 11.00 horas, si secundan la desconvocatoria de la huelga acordada por los sindicatos y que estaba previsto que diera inicio el próximo día 13 de octubre.

 

El mantenimiento de la desconvocatoria ha sido impuesta por la dirección como condición 'sine qua non' para el abono de salarios y es muy probable que sea asumida por la plantilla de Valladolid, máxime cuando, como así ha advertido Pérez San Román, existe un problema de plazos para su convocatoria.

 

"El día 13 es casi imposible porque no hay plazo, tan sólo están en plazo las plantas de Zaragoza y Barcelona, y la plantilla de la primera ya ha anunciado que desconvoca la huelga", ha explicado el sindicalista.