'Torrente 5: Operación Eurovegas': ¿quieres ver los 5 'estacazos' de Santiago Segura?

La España de 2018, el recuerdo de la victoria de España en el Mundial, el Americano, los históricos o su 'papá' siempre presente, los cinco temas calientes de la película.

"Me ha salido una película redonda". Así de satisfecho se muestra Santiago Segura al hablar de su quinto Torrente. Nosotros no podemos (ni queremos) llegar tan lejos como el "amiguete" Segura, pero sí reconocemos que además de chabacana, grosera y casposa (calificativos inherentes a la propia naturaleza de la saga) Torrente 5 contiene varias genialidades.

  

De ellas hemos elegido, por razones obvias, cinco. Los cinco estacazos que se suceden mientras Segura y su panda de frikis preparan junto a Alec Baldwin el golpe perfecto.

 

- La España de 2018. Cataluña independiente, España expulsada de la Unión Europea, billetes de 10.000 pesetas con los rostros de Felipe VI y Letizia, la tumba del Fary mancillada... y el Calderón derrumbado. Esto -y algo más- es lo que se encuentra Torrente tras pasar varios años en prisión. "Un sin Dios donde ya no se respeta nada", como dice el antaño orondo policía.

 

- ¿Te acuerdas de cuándo España ganó el mundial? Si en La gran familia española Daniel Sánchez Arévalo ambiéntó su comedia durante la final del Mundial 2010 que España ganó ante Holanda, ahora Segura recoge la idea y la traslada hasta el año 2018, año también de Mundial. La noche en la que Torrente y su pandilla de "expertos atracadores" tienen previsto dar su gran golpe, es también la noche de la final de la Copa del Mundo en la que se enfrentan dos selecciones con un par de entrenadores -especialmente uno de ellos- más que pintorescos.

 

- El americano. Alec Baldwin es la gran estrella internacional de Torrente 5. Un toque de clase y distinción entre tanto bicho raro patrio. En sus pocos días de rodaje, Baldwin se aplicó para chapurrear algunas frases en un peculiar español. Un esfuerzo que, confiesa, "le hizo envejecer". Eso sí, su sacrificio valió la pena sobre todo teniendo en cuenta que el primitivo castellano de Baldwin se entiende mejor que el de Jesulín o Cañita Brava.

 

- Los históricos nunca fallan. Y hablando de Cañita... BRAVO. A él y a Chiquito de la Calzada, dos históricos del despelote cañí, les debemos algunas de las carcajadas más sonoras de toda la película. Sus dantescas intervenciones son, con permiso de las de los 'hermanos' Carlos Areces y Florentino Fernández, lo más descacharrante de Torrente 5.

 

- Papá, siempre presente. En el regreso de Torrente no podía faltar un homenaje al padre de la criatura, el fallecido Tony Leblanc. Segura le dedica la película al actor que en la primera entrega encarnó al padre del protagonista, Felipe Torrente, al malvado tío Mauricio Torrente en la segunda y en la tercera, y a otro tío, el enchironado Gregorio, en la cuarta. Además, durante la película incluye un onírico y nostálgico homenaje al legendario actor español que nos dejó en noviembre de 2012. Era justo y necesario. Bravo por Segura.