'Torre de fuego': todo un parque de bomberos en Ciudad Rodrigo por la mitad de precio

El actual alcalde, en su visita al parque de Bomberos cuando anunció la inversión en la torre de fuego desde su consejería de Interior.

La inversión de más de un millón de euros en el equipamiento instalado en la 'torre de fuego' de Salamanca no resiste la comparación con inversiones similares y aviva las dudas sobre la idoneidad del gasto subvencionado por la consejería de Interior.

El gasto de más de un milón de euros en la denominada 'torre de fuego' del parque de Bomberos de Salamanca ha dejado al descubierto, por el momento, una instalaciónque presenta importantes deficiencias y carencias en lo que, sobre el papel, debería incluir. Y que, además, no tiene utilidad para el entrenamiento de situaciones reales, el que debería ser su cometido principal. Situaciones sobre las que ha informado este medio en los últimos días y que ponen en entredicho la idoneidad de la inversión.

 

Diversas fuentes consultadas entre profesionales de Castilla y León cifran en unos 100.000 euros el coste real de lo que se ha instalado en la torre de que ya disponía el parque desde que se construyó en 1995. La instalación de los elementos ya descritos en anteriores informaciones salió por algo má de 1.034.000 euros, de los cuales más de 600.000 los puso la consejería de Interior y Justicia; aunque ahora desaparecida, fue la impulsora en su día, y con Alfonso Fernández Mañueco al frente, de esta actuación del programa denominado pacto local. A falta de conocer los detalles del contrato para la adquisición de este equipamiento, solo es posible comparar esta actuación con algunas de su rango, y la 'torre de fuego' no sale bien parada.

 

No es sencillo determinar si la instalación hecha en el parque de Bomberos de Salamanca vale o no un millón de euros. Pero sí se puede saber lo que cuestan otras instalaciones, algunas de ellas, muy cerca. Es el caso del parque de Bomberos de Ciudad Rodrigo. Inaugurado en noviembre de 2012, costó 544.208,10 euros y por ese precio se ha construido un edificio de 944 metros cuadrados; en la planta baja, de 744metros cuadrados, además de la nave donde están aparcados los vehículos, se encuentran la sala de guardia, los vestuarios o un gimnasio, y en la superior, de 200 metros cuadrados, hay varios despachos, un aula de formación, la habitación, y varios vehículos históricos.

 

Mañueco e Iglesias, en la inauguración del parque de Bomberos de Ciudad Rodrigo.

 

Más ejemplos: el parque de Bomberos de Coín, en la provincia de Málaga. Ha costado 1,2 millones de euros y consta de 1.000 m2, de los que 385,2 corresponden a las oficinas y 563 están dedicados al hangar de vehículos. El edificio de oficinas cuenta con vestuarios femenino y masculino, puesto de guardia, zona administrativa, aula de formación, gimnasio, tres dormitorios, salas de descanso y cocina. Por su parte, el hangar de vehículos tiene capacidad para albergar hasta diez vehículos. Asimismo, las instalaciones cuentan con una torre de entrenamiento de cuatro plantas de altura y zona de prácticas para bomberos. 

 

Sus equipamientos son similares a los del parque de Bomberos de Salamanca y ha costado lo mismo que se ha invertido solo en la 'torre de fuego'. Y si se quiere una comparación más directa se puede acudir al de Castro Urdiales, inaugurado en 2010 y que costó 2.096.000 euros; tiene lo que le falta al de Coín para ser totalmente comparable con el de Salamanca, esto es, gimnasio, salas de guardia, almacenes, escuela de formación, centro de comunicaciones dotado con sistema de comunicación digital SIRDEE, y tanque de agua de 400 metros cúbicos para prácticas y formación en materia de buceo y rescate acuático.

 

TORRES SIMILARES

 

Los tres casos citados son parques más o menos completos, dos de ellos por una inversión igual o menor que la acometida en la torre de fuego. Pero hay casos en los que la comparación puede ser más directa. Hace nada, unos meses, en julio de 2013, se ha inaugurado la torre de maniobras del parque de Bomberos de Alcorcón. Como se ve, en sus tres primeras plantas, cuenta con una configuración tipo vivienda, para desarrollar prácticas reales de orientación, búsqueda y rescate en zona inundada de humo, así como un pozo galería de 11 metros de profundidad para las maniobras de rescate en espacios confinados y galerías de servicio además de un aula de divulgación. La instalación, válida para el entrenamiento, ha costado 221.967 euros.

 

Torre de entrenamiento del parque de Bomberos de Alcorcón.

 

Por último, está el caso de Valverde del Camino (Huelva), donde se construye un campo de prácticas, el más completo de Andalucía, con aulas de formación, y zonas para recrear actuaciones reales: el verano de 2012 se hizo la primera parte, con diversos escenarios de prácticas de incendios industriales, producidos por gases y líquidos inflamables. Y la segunda fase del proyecto incluirá escenarios para entrenamiento específico en incendios en edificios y en rescate de accidentes de tráfico. Su coste: 320.000 euros.

Noticias relacionadas