Tordesillas (Valladolid) recrea el sábado la llegada de la Reina Juana I de Castilla

Más de doscientos vecinos de Tordesillas recrearán el próximo sábado, día 2 de marzo, la llegada de la Reina Juana I de Castilla a dicha localidad vallisoletana, en un acto que comenzó a celebrarse hace nueve años.
TORDESILLAS (VALLADOLID), 25 (EUROPA PRESS)



Centenares de vecinos esperan cada año, desde 2005, la llegada del acontecimiento que conmemoran durante el mes de marzo y que organiza el Centro de Iniciativas Turísticas de Tordesillas, según informaron fuentes de la organización.

La novena edición tendrá lugar este sábado cuando María de Lozar, natural de Tordesillas y de 29 años, los mismos que tenía la Reina cuando llegó a la villa, recree junto a su séquito el momento en el que la Reina hacía su entrada en la villa. Luján Gutiérrez, de 5 años, hará el papel de Catalina, la hija de la Reina.

La representación tendrá lugar en cinco actos, como ya viene siendo habitual, que se desarrollarán en los espacios más emblemáticos de la ciudad.

Protegida por sus Monteros de Espinosa, su hija Catalina, sus damas de compañía, su padre Fernando el Católico y los numerosos monjes que custodiaban el féretro de Felipe El Hermoso, la reina Juana atravesará la Puerta de la Villa a las 19.45 horas.

El público que se acerque al municipio podrá ver en la Plaza Mayor a varias vecinas asomándose a sus balcones para comentar el bullicio ante la llegada de Doña Juana y su cortejo. Será minutos después, en la Puerta del Foraño (20.00 horas), donde Hernando de Tovar, capitán de los Monteros, ordene abrir las puertas para dar paso a la comitiva, que entra en la localidad amurallada.

De nuevo en la Plaza Mayor (20.15 horas), Fernando el Católico intentará convencer a su hija para que se quede en Tordesillas. El acto conmemorativo concluirá en el Palacio Real (20.45 horas), escenario en el que Juana permanecerá, junto a su séquito, durante los siguientes 46 años. Será allí donde se escenifique uno de los pasajes más doloroso de la vida de la Reina: la muerte de su esposo, Felipe El Hermoso.

En marzo de 1509 Tordesillas recibía un extraño cortejo. Lo encabezaba Juana I, reina de Castilla y princesa heredera de Aragón. Y con ella viajaba el féretro con los restos mortales de su esposo fallecido dos años y medio antes Felipe I, rey de Castilla, archiduque de Austria y duque de Borgoña.

Si sorprendente fue su llegada, más aún lo fue que la reina fijara en la localidad vallisoletana su residencia durante 46 años, hasta su muerte en 1555.