Toquero (UPyD): “A mis hijos nadie les podrá decir que su padre cambió de chaqueta por un sillón”

César Toquero, candidato a la Alcaldía de Valladolid por UPyD, repasa en esta entrevista algunos de los temas más candentes de la campaña electoral. Insiste en que el 24 de mayo los ciudadanos no deberían votar en clave nacional.

EL CANDIDATO, EN CORTO

 

¿Sirve para algo la campaña electoral?

A nosotros sí; los proyectos que tienen un marketing tremendo a nivel nacional la campaña les sobra. Para UPyD la campaña es necesaria para trasladar nuestras propuestas.

 

Si no existiera su partido ¿a quién votaría?

Buscaría la opción más ilusionante para la ciudadanía de Valladolid y que sus propuestas fueran realizables.

 

¿Qué no promete en su programa electoral?

Bulos y globos. No prometo piscinas en el río o anfiteatros, prometo abordar los problemas reales de la ciudad y el buen uso del dinero público, que para mí es el más privado de los que existen, ya que provienen de la suma de todo el dinero que ponemos los ciudadanos a través de los impuestos.

 

Su quiniela electoral para los 29 concejales.

Falta por definir quién es el auténtico candidato del Partido Popular que no lo sabemos y las propuestas de determinados proyectos que aún no  los conocemos. Preveo una importante bajada del PP, estabilidad del PSOE, preveo una subida ilusionante de Valladolid Toma La Palabra y la entrada de UPyD en el Ayuntamiento de Valladolid. Yo me pensaría mucho votar a los dos proyectos restantes, porque luego tendremos cuatro años para arrepentirnos.

 

Valladolid en una palabra…

Hoy, parálisis; mañana, pujanza y competitividad.

César Toquero, candidato de UPyD a la Alcaldía de Valladolid, reitera que lo importante es definir el modelo de ciudad para los próximos años. Pide a los ciudadanos que no voten en clave nacional y sí lo hagan a aquellos partidos que tengan “proyectos trabajados e ilusionantes con propuestas reales para las soluciones de la ciudad”. Dice que si UPyD no existiera "habría que inventarlo" porque es el que ha puesto “sobre la mesa los grandes problemas de la democracia en España y que los grandes partidos se negaban a solucionar”.

 

¿Ciudadano o político?

Empiezo a sentirme político porque los ciudadanos así lo perciben. Pero en mi vida privada sigo siendo la misma persona y mantengo el contacto con la vida real. Creo que soy un político sui generis, nunca un político profesional al uso.

 

¿Quién es César Toquero?

Una persona de lo más normal, padre de familia que tiene los mismos problemas económicos, sociales y laborales que el resto de la gente. En un momento dado dio el paso para participar en política en un proyecto que consideraba necesario para el país y que la deriva de los acontecimientos han hecho que mis compañeros hayan querido que yo sea el candidato a la Alcaldía.

 

¿Qué ofrece UPyD que no ofrezcan el resto de partidos en Valladolid?

Unión Progreso y Democracia y en Valladolid ofrece un proyecto serio, trabajado y consolidado. Llevamos siete años trabajando para conocer los problemas reales de la ciudad, a través de sus protagonistas: vecinos, asociaciones, empresarios… Hemos conocido los problemas y hemos intentado buscarlos solución, aunque siempre estamos dispuestos a escuchar las soluciones que ofrecen otros partidos políticos, porque nadie está en poder de la verdad absoluta y del diálogo y el contacto suelen salir las mejores soluciones. No interesa quién da la idea si no que se ponga en marcha.

 

¿Cuáles son los tres principales problemas de Valladolid?

Primero el empleo; que deriva en políticas sociales y tercero, y fundamental, la falta de capacidad del equipo de Gobierno actual para decidir de una vez cuál es el modelo de ciudad que necesita Valladolid para el futuro. Valladolid tiene una clara ventaja competitiva en el sector industrial que hay que complementar con el sector tecnológico. Hay que poner en común a Universidad, Empresa, Cámara de Comercio y Confederación Vallisoletana de Empresarios en un proyecto liderado por el Ayuntamiento. Hay que dejarse de palacios y piscinas en el Pisuerga.

 

Los meses han sido duros para su partido a nivel nacional ¿pasará factura en las locales?

Es evidente. El ciudadano normal que no sigue el día a día de la política local lo único que ve es lo que sale en televisión en prime time. Pero hay que decir al ciudadano que en Valladolid no nos ha afectado para nada toda esta problemática, tenemos los compromisos muy claros. Y hay que insistir que aquí no se está eligiendo el presidente del Gobierno, ni ministros, sino quién va a compartir con los ciudadanos de Valladolid los siguientes cuatro años. Lamentablemente aquí no se presenta Albert Rivera, se presenta otra persona que se esconde bajo los carteles de Albert Rivera. No es ni medio normal aprovecharse de una imagen a nivel nacional y no lanzar propuestas.

 

 

¿Hablaría de crisis en su partido?

Para nada. Somos un partido tan extraño que no nos importan discutir entre nosotros todo lo discutible aun exponiéndonos a que la ciudadanía sea testigo. Lo ocurrido en los últimos meses ha permitido que UPyD se libere de la grasa. El proyecto de UPyD si no hubiera existido tendría que inventarse porque es el que ha puesto sobre la mesa los grandes problemas de la democracia en España y que los grandes partidos se negaban a solucionar. Nuestro proyecto a nivel nacional está más vigente que nunca y tenemos que trasladar que también es necesario en las autonomías y en los municipios.

 

"UPyD está más vigente que nunca. Si Unión Progreso y Democracia no existiera habría que inventarlo"

 

¿Cree que UPyD tendría que haber llegado a un matrimonio con Ciudadanos?

Más alto lo podré decir, más claro no: ni a mí ni a mis hijos nadie les va decir el día de mañana que su padre cambió de chaqueta por la búsqueda de un sillón. En mi escala de valores eso cuenta mucho. Soy fiel a mis ideas y con ellas llegaré al Ayuntamiento de Valladolid.

 

¿Hay espacio en el Ayuntamiento de Valladolid para tanto partido político?

Yo no cuento el número de partidos sino el número de proyectos; y proyectos consolidados solo están el del Partido Popular, aunque ya agotado; el del Partido Socialista; Valladolid Toma la Palabra y no me duelen prendas al reconocer que es uno de los proyectos que genera ilusión porque considero que Manuel Saravia sería un magnífico alcalde; y, por supuesto, el de Unión Progreso y Democracia.

 

¿Ciudadanos?

Ciudadanos no está trabajado, jamás han ido a un pleno. Cuando el líder de Ciudadanos declara en un debate público que no le interesa la política… y cuando una lista se hace con calzador y hasta con barra de uña eso no es un equipo de trabajo

 

¿Cómo está transcurriendo la campaña?

Nosotros competimos en el terreno de las ideas. Hemos tenido un presupuesto para toda la provincia de 800 euros, lo que se gasta uno de los grandes partidos en banderolas para una sola avenida. Pero nuestras ideas están ahí y creemos que son las mejores para la ciudad. Así que mínima disponibilidad de medios, pero máxima ilusión.

 

"Confiamos en el voto responsable del Ciudadano; que no crean en soluciones mágicas y colores ilusionantes"

 

La primera medida si fuera alcalde.

Lo primero es conocer la cuenta real del Ayuntamiento. El PP ha presumido de su gestión pero en los últimos años le ha costado a la ciudadanía cerca de los cien millones de euros.

 

¿Cuántos concejales va obtener UPyD?

Los que los ciudadanos decidan. Confiamos en que la ciudadanía sea responsable en su voto, que no se busquen soluciones mágicas a problemas locales, que no existen. Los colores ilusionantes no sirven; son necesarios proyectos realizables, y el nuestro lo es.

 

Algunas encuestas publicadas no le dan representación política

Se equivocan. El proyecto de UPyD debe estar en el Ayuntamiento de Valladolid por el bien de la ciudadanía, no por mí bien. Yo vine a la política con lo mismo que me iré, con el esfuerzo, el trabajo y la honradez.

 

Defina con una palabra al resto de candidatos.

Javier León de la Riva (PP): Agotado.

Óscar Puente (PSOE): Reiterativo.

Manuel Saravia (VTLP): Dialogante.

Jesús Presencio (C’s): Indefinible.

Charo Chávez (Sí se puede): No consolidada.

Alfredo Fernández: Encantador como persona, sus propuestas no son razonables.