Toma la Palabra pedirá el 'no' del proyecto de un centro de residuos en San Martín de Valvení

María Sánchez, Rosalba Fonteriz y Alberto Bustos, de Valladolid Toma la Palabra. J.P.

Toma la Palabra considera un "despropósito" la posibilidad de que la Junta ponga en peligro el medio ambiente de todo el bajo valle del Pisuerga para beneficiar a la constructora ACS.

El Grupo Provincial de Toma la Palabra pedirá en el Pleno de la Diputación de Valladolid la retirada del Proyecto Regional del Centro Integral de Tratamiento de Residuos Integrales No Peligrosos en San Martín de Valvení.

 

La instalación se ubicaría en terrenos protegidos del páramo de Bárcena, junto al municipio de Cabezón de Pisuerga y a 800 metros de este río, y se pretenden verter hasta 200,000 toneladas anuales de residuos industriales en un vertedero de 2,5 millones de toneladas de capacidad total.

 

Sin embargo, Toma la Palabra denuncia que el tipo de terreno de la zona puede suponer que cualquier fuga procedente del vertedero contaminaría el río Pisuerga, aguas arriba de los núcleos de Cabezón y Santovenia y de la ciudad de Valladolid, en un tramo fluvial declarado Zona Especial de Conservación dentro de la Red Natura 2000 de la Unión Europea, ocupando terrenos calificados como Área de Especial Protección Natural y Corredor Ecológico por el planeamiento territorial aplicable.

 

Por otra parte, la formación denuncia que el hecho de que la Junta de Castilla y León pretenda "blindar" como Proyecto Regional el nuevo vertedero de la constructora ACS, que también gestiona el cercano depósito de residuos tóxicos y peligrosos de Santovenia de Pisuerga, prácticamente colmatado, refuerza su monopolio regional en el negocio de la basura industrial.

 

El emplazamiento proyectado fue desestimado en 2009 por la propia Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, en el concurso que convocó para seleccionar la ubicación más adecuada para un vertedero de residuos industriales en el eje Valladolid-Palencia.

 

Toma la Palabra considera un "despropósito" la posibilidad de que la Junta ponga en peligro el medio ambiente de todo el bajo valle del Pisuerga para beneficiar a la constructora ACS, vulnerando la legislación ambiental y territorial, así como las normas básicas de la competencia.

Noticias relacionadas