Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Todos los heridos de la explosión de Las Viudas reciben el alta médica

Las tres personas más afectadas por la explosión que se produjo este miércoles en la calle Botijas del barrio de Las Viudas de Valladolid, han recibido el alta médica tras sufrir heridas de diversa consideración.

Una dotación del Cuerpo Nacional de Policía trabajaba este jueves en el bajo izquierda del número 9 de la calle Botijas, en el corazón del barrio de Las Viudas (Delicias). La explosión de anoche ha provocado importantes daños en las dos casas bajas de este modesto edificio con tres personas heridas de diversa consideración y otros afectados más leves. No obstante, todos ellos ya han recibido el alta médica.

 

Las más perjudicadas fueron las dos mujeres de la vivienda contigua, que sufrieron la caída del tabique medianero que separa la cocina del bajo derecha del baño del bajo izquierda. "Se les vino el muro abajo porque fue una explosión muy fuerte. Los cristales saltaron hacia la otra acera", comenta uno de los vecinos del barrio que señalaba hacia la sien indicando que "le habían cogido bastantes puntos".

 

La propietaria de la vivienda, visiblemente afectada, repasaba con la policía todos los daños que sufrió su domicilio, que fue evacuado durante toda la noche del miércoles aunque ya se podía acceder este jueves. Sin embargo, la zona se mantenía precintada y el interior presentaba numerosos desperfectos a consecuencia de la deflagración, cuyo origen pudo estar en una bombona o en el frigorífico.

 

"Nosotros estábamos en el bar de enfrente y el ruido fue muy fuerte. Los cristales salieron con mucha fuerza", relatan dos jóvenes del edificio anexo. En el número 9, el afectado, la vivienda del primer piso justo encima de donde se produjo la explosión no está habitada. Su propietario se acercó esta mañana para comprobar si también había sido dañada. "Es mía pero la tengo cerrada desde hace tiempo". Las persianas bajadas al máximo delataban esa situación. 

 

Mientras, los vecinos se agolpaban por los alrededores de la casa mientras merodeaban amigos y curiosos que se mezclaban con medios de comunicación intentando recomponer el pulso de un día normal en el barrio

 

 

Noticias relacionadas