Todos los grupos, excepto Sí Se Puede, confluyen en una moción de apoyo al soterramiento

Salón de plenos del ayuntamiento. A.MINGUEZA

Rechazancrear una "mesa" del Diálogo Social como proponía una moción del PP, que tras debatir otra sobre Venezuela ha pedido su retirada y tampoco se ha aprobado una referente a la ampliación de Vallsur.

El Ayuntamiento de Valladolid ha aprobado "no renunciar" al soterramiento del ferrocarril tal y como está proyectado en el Plan Rogers y ha rechazado una moción del PP a favor de ampliar Vallsur para que, con los ingresos que se generen, se pueda financiar un plan estratégico de revitalización del centro urbano.

  

Así se ha aprobado en la primera sesión plenaria -tras la de composición- del Ayuntamiento de Valladolid, que se ha prolongado durante más de siete horas y que por vez primera ha incluido un receso de cinco minutos.

  

Entre las propuestas que se han abordado en la sesión, los 'populares' han presentado cuatro mociones relativas al Diálogo Social, la revitalización del casco histórico con fondos procedentes de la ampliación de Vallsur, el soterramiento y la situación de los Derechos Humanos en Venezuela.

  

Precisamente en la que se refiere al soterramiento, se ha aprobado, con los votos a favor de todos los grupos excepto Sí se Puede, una moción en la que el Ayuntamiento "no renuncia" al soterramiento del ferrocarril proyectado, expresión que el PP ha cambiado de la inicial "garantizar el soterramiento".

  

El portavoz del Grupo Popular, Jesús Enríquez, ha propuesta esta expresión final después de un debate en el que ha abogado por el soterramiento, tal y como contempla el Plan Rogers, en su integridad, y ha advertido de que si se hiciera "medio" soterramiento sería "más caro e inviable" y además resultaría un "fraude", una "estafa" para los ciudadanos y un "error histórico".

  

El PP ha encontrado el apoyo de Ciudadanos, ante un proyecto "ambicioso y necesario" cuya ejecución debe analizarse y no suponer "sobrecoste" para los ciudadanos, pero ha encontrado la oposición frontal de Sí se Puede, que ha criticado la "inquietud" que muestra ahora el Grupo Popular hacia un proyecto no pensado para la gente y que es una "carta a los reyes".

  

La portavoz de Sí se Puede, Charo Chávez, ha asegurado que no hay financiación para llevar a cabo este proyecto y ha propuesto, por el contrario, el paso del tren por la ciudad integrado como en otras urbes en Alemania, "como si fuera un tranvía", con la reducción de su velocidad.

  

Además, ha abogado por consultar a la ciudadanía antes de llevar a cabo obras tan "significativas" como esta, ya que para muchas familias no sea la prioridad, algo por lo que también ha apostado el PSOE, que ha afirmado que sacará adelante el proyecto que decida la mayoría de la sociedad.

 

SITUACIÓN DISTINTA

  

En este contexto, el concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, quien ha calificado de "rara" la moción por hablar de otros temas en su exposición de motivos, ha recordado que el Plan Rogers se hizo en 2008 y la situación ahora es "radicalmente diferente" y lo primero que hay que hacer es ofrecer información, algo que el PP no hizo en su momento.

  

Asimismo, ha señalado que lo "razonable" es "reconstruir" el consenso, por lo que plantea un debate para ver lo que se hace, ya que la situación en términos económicos y financieros es "durísima", ya que cuando el PP se refiere a un "eventual" déficit se habla de más de 200 millones de euros, algo que ha criticado que los 'populares' digan que es "perfectamente asumible".

  

Por su parte, el socialista Pedro Herrero ha afirmado que hay tres conceptos "incompatibles" en una frase afirmativa sobre Valladolid como son "garantía, soterramiento y PP", por ello ha apoyado la propuesta inicial del PP si se modificaba el garantizar el soterramiento por otra expresión.

  

Así, ha expresado su apoyo a los puntos en los que se reclama al Estado que ingrese en la Sociedad Valladolid Alta Velocidad 2003 la aportación pendiente derivada de las obras ejecutadas a cuenta por la entidad, elaborar una propuesta de prioridades de ejecución acompañadas al ritmo de la financiación resultante de una reestructuración del crédito y proponer la delimitación de la primera unidad de actuación del proyecto en el primer Consejo de Administración de la Sociedad.

  

Sin embargo, Herrero ha recordado que la operación del soterramiento tal y como se concibió inicialmente es inviable a medio plazo, por lo que se buscan soluciones alternativas, punto en el que se encuentra la situación en este momento.

  

El concejal socialista ha criticado que hasta el momento lo único "soterrado" eran los números, pero ahora se sabe que la Sociedad Valladolid Alta Velocidad tiene una deuda de cerca de 400 millones y el coste de la operación es de unos 727 y no hay "ni un metro de vía" soterrado, cuando el PP dice que está al 50 por ciento.

  

Pedro Herrero ha censurado que en los últimos tres ejercicios se hayan presupuestado ingresos de 35 millones por la venta de terrenos liberados y sólo se haya ingresado 1,5 cuando ahora se pide acelerar la venta de los terrenos, cuando esto no generaría ni siquiera para pagar lo que se debe.

  

Además, ha advertido al PP que si plantea el endeudamiento del Ayuntamiento explique por qué no se ha hecho en los últimos años y ha pedido cuidado "no vaya a ser que demuestren que podían haberlo hecho antes".

  

Ante estas críticas, el portavoz 'popular', Jesús Enríquez, ha insistido en que el soterramiento es "imprescindible" y ha asegurado que los desfases en las cuentas se pueden corregir, al tiempo que ha indicado que se trata de renegociar la financiación, una cuestión habitual en las sociedades mercantiles.

 

VALLSUR

  

En cuanto a otra de las mociones del PP, en la que proponía la puesta en marcha de un plan de revitalización del centro urbano y de apoyo al comercio y autónomos a través de los ingresos públicos obtenidos de la reforma del Centro Comercial Vallsur -calculan unos 4,5 millones-, ha chocado con los tres grupos que forman el Gobierno municipal, que entienden que no se debe dar la autorización para la ampliación de esta superficie, aunque sí creen que haya que dar un impulso al comercio tradicional.

  

En concreto, mientras Ciudadanos cree que ambos tipos de negocio son compatibles, Sí se Puede reconoce que el centro necesita ayuda para revitalizarse, pero cree que las grandes superficies son las que destruyen empleo y provocan el cierre de otros negocios al competir "salvajemente".

  

Por su parte, la concejal de Medio Ambiente y Sostenibilidad, María Sánchez, ha justificado el rechazo de Valladolid Toma la Palabra en las contradicciones del PP, que presenta planes de revitalización del centro mientras no apoya mantener en él la Seguridad Social o que utiliza las "cuentas de la lechera" para justificar a dónde se destinarían los fondos cuando sólo una parte de ellos se podría usar para tal fin.

  

Además, ha incidido en que la ampliación de Vallsur surge en una guerra de grandes superficies y su autorización sería contradictoria con el apoyo al pequeño comercio, por lo que ha abogado por analizar las cosas y ver qué se hace.

  

El PSOE también ha coincidido en que es necesaria una revitalización del comercio, pero en toda la ciudad, no sólo en el centro, y el concejal de Hacienda, Antonio Gato, ha confirmado que la voluntad del equipo de Gobierno es no continuar adelante con el proyecto de ampliar Vallsur.

  

A este respecto, el 'popular' José Antonio Martínez Bermejo ha abogado por aprovechar lo bueno del proyecto si éste está ya en marcha y ha recordado que "hasta los mercadillos quieren estar al lado" del Centro Comercial.

  

En cuanto a la moción sobre los Derechos Humanos en Venezuela, el PP ha pedido su retirada tras la interposición de varias enmiendas que a su juicio desvirtuaban el sentido de la misma, al incluir referencias a las recomendaciones a España por parte de la Organización de Naciones Unidas sobre la aplicación del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y no ceñirse sólo a la situación venezolana, entre otras cuestiones.

 

Noticias relacionadas