Todos en Valladolid claman contra la decisión del cierre de Lauki y Dulciora

Centenares de personas concentradas para protestar por el cierre de Lauki y Dulciora. E. TEJEDOR
Ver album

Varios centenares de personas se han concentrado este domingo en la plaza de Fuente Dorada de Valladolid para protestar contra el anuncio de cierre de las factorías de Lauki y Dulciora.

Varios centenares de personas se han concentrado este domingo en la plaza de Fuente Dorada de Valladolid para protestar contra el anuncio de cierre de las factorías de Lauki y Dulciora en la ciudad, lo que supondría el despido de un total de 317 trabajadores, 232 de Dulciora y 85 de Lauki.

  

A la concentración han acudido representantes sindicales que han mostrado su desacuerdo con el cierre, así como numerosos miembros de la vida política de la ciudad, como una gran parte de la corporación municipal, encabezada por el alcalde, Óscar Puente, el teniente de alcalde, Manuel Saravia, el presidente del Grupo Municipal Popular, Antonio Martínez Bermejo, o los parlamentarios socialistas por Valladolid Soraya Rodríguez y Emilio Álvarez Villazán.

  

Pese a la lluvia que ha caído sobre Valladolid al mediodía de este domingo, varios centenares de personas se han arremolinado bajo los paraguas y bajo los soportales de la plaza de Fuente Dorada y han mostrado pancartas que manifestaban el rechazo a los anuncios de cierres de las emblemáticas fábricas vallisoletanas o algunos símbolos de protesta como un ataúd con el nombre de Lactalis y de las familias de los trabajadores que quedarán sin empleo.

  

Una de las representantes del Comité de Empresa de Dulciora Belén Bueno ha anunciado, en declaraciones recogidas por Europa Press, que se trata de una situación de "deslocalización relativa".

 

Bueno se ha preguntado "quién está libre de estas maniobras de las multinacionales" y ha ejemplificado varios casos de cierre de factorías en España. Además, ha explicado que Dulciora despediría en total a 232 trabajadores, 47 de ellos temporales.

  

Asimismo, ha indicado que en la factoría vallisoletana "no hay pérdidas" y ha asegurado que "no tiene un nivel productivo bajo", puesto que tienen turnos de trabajo "de 7/24 y durante sábados y domingos". Por ello, ha concluido que el cierre es un "movimiento que interesa a la multinacional".

  

Belén Bueno también ha apuntado que la empresa les ha enviado un comunicado en el que afirman que intentarán "recolocar a todos los trabajadores", pero la representante sindical ha subrayado que aún no saben "cómo van a responder" y ha explicado que a finales de abril o principios de mayo se reunirán para ver "qué ponen sobre la mesa".

  

Por su parte, otro de los representantes del Comité de Empresa de Lactalis Juan Carlos García Serrano ha apuntado que los trabajadores de su factoría buscan el "no cierre", puesto que forman parte de una planta "perfectamente viable y económica".

  

Además, ha acusado a Lactalis de querer "eliminar mercado", pues ha señalado que "el trasfondo del cierre es eliminar una fábrica que puede competir en el campo y en el mercado".

 

NUEVA REUNIÓN EL DÍA 11

  

García Serrano ha indicado que aún no se ha hablado de un "plan social" puesto que "no se plantea". Sin embargo, hay reuniones previstas con diferentes partidos políticos y con la Junta par elaborar algún documento para enviar a Francia. Asimismo, el Comité de Empresa se reunirá con la multinacional el 11 de abril.

  

Por su parte, el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha manifestado a los representantes sindicales que, en lo que dependa del Ayuntamiento, tendrán "el apoyo absoluto y cerrado" para intentar mantener abiertas las fábricas.

  

Por otro lado, ha apuntado que, mientras en el caso de Lauki "el tiempo apremia" y se debe buscar una solución en dos meses para evitar el cierre, con Dulciora se habla de un cierre antes de finales de 2017, lo que abre "más posibilidades para evitar el cierre o encontrar alguien que se subrogara a la posición de la empresa". "El anuncio es muy grave, pero hay esperanza, hay que estar tranquilos", ha recalcado el regidor.

  

El primer edil vallisoletano ha saludado a su predecesor en el cargo, el 'popular' Francisco Javier León de la Riva, que ha estado presente también en la concentración acompañando al actual presidente del Grupo Municipal Popular, que ha apostado por la "unidad de acción", por buscar medidas "todos juntos" para que los empleos de Lauki y Dulciora "se queden en Valladolid".

  

Martínez Bermejo ha coincidido con el alcalde socialista en que en el caso de Dulciora hay todavía un año para "trabajar y mirar soluciones", mientras que para Lauki ha apuntado que se debe seguir el trabajo que ha iniciado la Junta para intentar que Lactalis venda la fábrica y no se pierdan los empleos.

  

A la concentración también ha asistido el secretario general de CC.OO en Castilla y León, Ángel Hernández, quien ha señalado que el objetivo de esta protesta era "visibilizar el conflicto" de estos dos centros de trabajo.

  

Además ha añadido que a partir de ahora lo que toca es "empezar a buscar soluciones", que ha afirmado que pasarán por "fijar un calendario de movilizaciones" para lograr "retrotraer la decisión de cierre". No obstante, Hernández ha explicado que si no esto no se logra se tendrá que "intentar buscar compradores" para lo que ha pedido el apoyo de la Junta de Castilla y León.

  

El secretario ha agradecido el apoyo de "todos los grupos políticos de la ciudad", pero ha demandado que esa "solidaridad" se traslade a la política nacional y se traduzca en "la derogación de la reforma laboral". También ha pedido a la Junta que "juegue su papel" para evitar la deslocalización, así como para "buscar soluciones dentro de sus competencias".