Todo lo que no se vio... de la proclamación de Felipe VI como Rey...

Hubo un invitado muy especial para la recién convertida en reina de España: ¡su abuelo!

Esta semana ha tenido lugar uno de los eventos más importantes del año: la proclamación de Felipe VI. Muchos han sido los que no han querido perderse esta ocasión tan especial, que ha dejado muchas anécdotas y momentos inolvidables.

  

Las cámaras estuvieron centradas en Felipe y Letizia, así como en Juan Carlos, Sofía y las nietas Leonor y Sofía. También en selectos invitados de la esfera política, de la aristocracia y artistas como David Bisbal. Sin embargo, hubo un invitado muy especial para la recién convertida en reina de España: ¡su abuelo! El taxista Francisco Rocasolano estuvo presente en la ceremonia y sus nerviosos gestos expresaron la emoción y la felicidad de ver a una nieta convertirse en reina.

  

Y es que no cabe duda de que fue un día muy especial no solo para Felipe, sino también para Letizia. Sonriente, emocionada y radiante, así fue la actitud de doña Letizia. Solo algunas cámaras pudieron captar algunas actitudes de su faceta más humana. Sin ir más lejos, en algunas ocasiones Letizia dejó a un lado el protocolo y se mostró muy cercana y cariñosa con su marido. Felipe y Letizia mostraron una actitud muy cómplice durante la ceremonia, y él no dudó en sujetar su cintura en repetidas ocasiones. Incluso, Letizia le acarició el rostro con ternura cuando se marchaban en el coche oficial.

 

  

Además de haber descubierto el lado más romántico de doña Letizia, también hemos podido ver su faceta más maternal. Y es que la reina prestó atención a sus hijas Leonor y Sofía en todo momento. A pesar de su edad, las niñas mantuvieron un comportamiento ejemplar, algo en lo que contribuyó su madre, que estuvo dándoles instrucciones disimuladamente. Por ejemplo, se pudo ver a la reina indicándoles con un gesto con las manos que cerraran las piernas.

  

Durante el besamanos, también destacaron algunos detalles que demostraron la naturalidad de los reyes. Por ejemplo, Letizia saludó de forma especialmente cariñosa a una empleada que acudió con un pañuelo en la cabeza por el cáncer que padece y que se reincorporará en septiembre tras 7 meses de baja por enfermedad. "Qué guapa estás", le susurró Letizia con una emocionada sonrisa.

  

Igual de cercana se mostró la reina Letizia en la recepción, momento en el que fue vista hablando con una mujer mediante lenguaje de signos. Incluso, también hubo tiempo para el humor, pues doña Letizia bromeó "Que pase alguien más" al acabar el besamanos, en el que los reyes saludaron a casi 3.000 personas.

  

Por último, otro de los detalles que muy pocos conocen es que durante la imposición del fajín, doña Sofía le dedicó unas palabras a Letizia sobre su vestido: "Es precioso, es precioso".

  

No cabe duda de que la proclamación de Felipe VI ha sido una fecha esencial para la historia de España pero, sobre todo, llena de detalles inolvidables.