Todo listo para que Valladolid se vista de Navidad

Los operarios trabajan en los preparativos navideños frente al Ayuntamiento de Valladolid. BORIS GARCÍA

Los operarios apuran los últimos montajes de adornos, luces y atracciones en las zonas céntricas de la ciudad para este sábado, día del encendido oficial.

Pasar estos días por la Plaza Mayor de Valladolid supone comenzar a contagiarse de Navidad, y es que no hay más que ver a los operarios del Ayuntamiento, que trabajan afanosamente en dejar todo a punto para este sábado, día oficial del encendido de luces. Una fecha especial para la ciudad y que este año llegará una semana antes de lo previsto a petición de los propios comerciantes, antes del Puente de la Constitución.

 

La cuestión es que las fechas de alegría, reunión familiar y jolgorio cada vez están más cerca, el reloj no para de correr y hay mucho que dejar montado o ensamblado para antes del nombrado sábado.

 

El Árbol de los Deseos, que ya luce su esbelta figura frente al Ayuntamiento, el tren y el pueblecito navideño, los pequeños farolillos que lucen por 58 calles de Valladolid, las casetas de comestibles... Todo un canto a la Navidad, vamos.

 

Y es que hay mucha esperanza tanto para Consistorio como para consumidores y comerciantes en estas fechas. Desde la Asociación Vallisoletana de Comerciantes (Avadeco) y la Federación de Comercios y Servicios de Valladolid (Fecosva) se ha realizado semejante petición personal del encendido de luces con la idea de que este año termine de repuntar el comercio de diciembre, como muestra de salida de la crisis.

 

Así lo explicaba el presidente de Avadeco, Alejandro García, quien asegura que este año el comercio se muestra más “optimista” de cara a las ventas. “Esperamos que las cosas se muevan antes, desde principios de mes, aprovechando que también es cuando la gente acaba de cobrar la nomina”.

 

Sobra decir que las luces y el buen ambiente por las calles invitan al público a las compras, una época que dará el pistoletazo de salida este sábado con la caída de la noche y el flashazo de las miles de bombillas encendidas por primera vez.