Tito se estrena como 'primer espada' con la Liga de la regularidad

Liderados en el campo por un Leo Messi estratosférico, y con un fútbol más ofensivo si cabe impregnado por Vilanova, los culés se han hecho con el título.

El entrenador del FC Barcelona, Francesc 'Tito' Vilanova, ha conseguido su primer título desde que es inquilino del banquillo blaugrana, y podría iniciar así un periplo exitoso en que tiene la complicada misión de intentar acercarse al alto porcentaje de triunfos que dejó su predecesor, de quien era segundo entrenador, Pep Guardiola.

  

Tras poner fin a su etapa en Barcelona con la Copa del Rey, 14º título de 19 disputados, Guardiola dejó a su asistente, confidente y amigo la oportunidad de estrenarse como primer entrenador con la disputa de la Supercopa de España, aunque Vilanova no pudo hacerlo con buen pie y ha tenido que esperar hasta mayo para alzar su primer título, la 22ª Liga para los blaugrana.

  

En agosto, los blaugranas se midieron como campeones de Copa al Real Madrid, campeón de Liga al romper el ciclo de tres campeonatos seguidos para los catalanes. Pese al empate en el cómputo global, la Supercopa se la quedaron los blancos tras el 3-2 en la ida del Camp Nou y el 2-1 de la vuelta en el Santiago Bernabéu, donde los blaugranas jugaron con uno menos desde el minuto 28, y ya con 2-0 en contra, por expulsión de Adriano.

  

Pese a ello, el de Bellcaire d'Empordà supo motivar a los suyos y, sin lesiones ni el cansancio con el que han llegado a este tramo final de temporada, empezaron como un tiro la competición doméstica hasta tal punto que consiguieron firmar la mejor primera vuelta de la historia, al ganar todos los partidos exceptuando el empate en el Camp Nou en el 'clásico' contra el Real Madrid.

  

Liderados en el campo por un Leo Messi estratosférico, y con un fútbol más ofensivo si cabe impregnado por Vilanova que el que practicaban con Guardiola, el equipo mutó un poco la piel sin perder su esencia. Ello provocó, no obstante, un mayor número de goles encajados y la sensación de que, pese a los resultados, había menos control.

  

En esta segunda vuelta, cuando la plantilla sufrió bajas importantes por lesión sobre todo en defensa, y sin olvidar la ausencia de Vilanova al tener éste que ir a Nueva York a seguir tratamiento en la lucha contra el cáncer, el equipo tuvo que remontar varios encuentros al verse abajo inicialmente en el marcador, pero aún así llegaron a tener 13 puntos de ventaja sobre el eterno rival, el Real Madrid, para acabar desbancándole e inaugurar su palmarés como técnico.