Titirimundi rinde tributo a la esencia del teatro de títeres en su 28 edición

El Festival de Titirimundi alcanza su 28 edición con Segovia como escenario, aunque saldrá a otras ciudades

El arte de los títeres, como esencia del teatro de marionetas, ha inspirado la vigésimo octava edición del Festival Internacional de Segovia Titirimundi, que ofrecerá 350 funciones, la mayor parte en la capital segoviana, a cargo de 25 compañías de una decena de países.

Espectáculos de menor duración y coste reducido son las características de la nueva convocatoria de este certamen, que se ha convertido en la principal cita de títeres de España y es considerado uno de los más importantes de Europa.

 

El Festival se celebrará del 14 al 18 de mayo en la capital segoviana, donde hay 254 sesiones programadas, y llegará en diferentes fechas a la provincia, a seis ciudades de Castilla y León --Ávila, Burgos, León, Salamanca, Valladolid y Zamora--, así como a la Comunidad de Madrid, Navarra y Galicia.

 

La organización, según explicó el director de Tiririmundi, Julio Michel, durante la presentación en Segovia, ha querido este año rendir homenaje al arte de las marionetas, lo más puro de un teatro que ha experimentado una gran evolución y ha logrado situarse en el mapa artístico de España como un producto más, y no como la "forma menor" considerada hasta hace poco.

 

Para poner en valor esa esencia se ha programado el espectáculo 'The table', en el que la compañía británica de títeres para adultos Blind Summit refleja las últimas 12 horas de vida de una marioneta cascarrabias. La función, en inglés y muy visual, servirá para abrir el programa el día 14 en el Teatro Juan Bravo.

 

Con el mismo objetivo los belgas Tof Théâtre representarán 'Dans l'atelier', la historia de las miserias de una marioneta en proceso de creación y su confrontación con los materiales y las manipuladoras, todo ello a modo de analogía de la lucha por la vida.

 

Por el Festival pasarán otros grupos y artistas internacionales para estrenar sus obras por primera vez en España: la rusa Tehb, el Teatro Estatal de Burgas (Bulgaria), la chilena Teatro Milagros, Titiritainas (Ecuador), los franceses Les Goulus, Bakelite, El circo de las pulgas y Elvis Alatac, Niño Costrini (Argentina), Domosofrista (Italia-Argentina),  Storybox Theatre (Reino Unido),  Ro-mina (Argentina-Francia) y los belgas Boîte à clous.

 

A ellos se sumarán compañías nacionales como Guixot de 8, El espejo negro, La pera limonera, la gotera de Lazotea, Escena Miriñaque, Mimaia o la clown Eugenia Manzaneda, que llevarán sus espectáculos a inmuebles y rincones emblemáticos de Segovia o a espacios poco convencionales como una caravana o una furgoneta donde solo hay cabida para tres espectadores.

 

Gran parte de las funciones podrá verse de manera gratuita en la calle. Otras se representarán en patios y recintos cerrados de la ciudad, a precios que oscilan entre dos y 15 euros. En total, habrá 19 escenarios diferentes en los que se darán a conocer algunos de los mejores montajes del teatro vanguardista o tradicional, en muchos de los cuales los títeres se fusionan con artes como la música o el cine.

 

Titirimundi ha programado además tres talleres infantiles de creación de marionetas y otro de talla de madera para profesionales y se podrán visitar dos exposiciones: una de muñecos animados de gomaespuma que propone un recorrido a través de más de 35 años de profesión en la industria del entretenimiento y la permanente de títeres del escultor y marionetista gaditano Francisco Peralta, que se exhibe en la Puerta de Santiago, en la Muralla de la ciudad.

 

96 FUNCIONES FUERA DE SEGOVIA 

 

El Festival se extenderá además a otras ciudades de Castilla y León a través de la Red de teatros de la Comunidad, así como a la localidad navarra de Barañáin, donde habrá siete espectáculos; a Redondela (Galicia), donde se han programado tres actividades, y Madrid y su provincia, donde se representarán 33 actuaciones. En la provincia segoviana llegará entre el 10 y el 18 de mayo a Zamarramala, Cuéllar, Palazuelos de Eresma, La Lastrilla, Nieva, El Espinar y La Granja.

 

Titirimundi, que ha requerido para su edición de este año un montante de 230.000 euros, cuenta con el respaldo del Ayuntamiento de Segovia, patrocinador principal, que recientemente suscribió sendos convenios para subvencionar con 200.000 euros las ediciones de 2014 y 2015 y ceder un espacio como sede y almacén a la organización.

 

El certamen cuenta además con el apoyo de la Junta de Castilla y León a través de la Fundación Siglo, Tierra de Sabor y la Red de Teatros; la Diputación Provincial, y Bankia. Espera además el patrocinio del Ministerio de Cultura a través del Inaem.

 

La alcaldesa de Segovia y edil de Cultura, Clara Luquero, resaltó durante la presentación la capacidad de Titirimundi para proyectar Segovia como ciudad cultural y para dinamizar económicamente tanto el sector del espectáculo como el del turismo.

 

Este Festival, por el que han pasado ya más de 880 compañías de 50 países, atrae cada año a unas 60.000 personas. El director de Políticas Culturales de la Junta, José Ramón Alonso, señaló al respecto que una cita de este tipo está muy ligada al turismo familiar, que deja más de cien euros diarios.

 

Precisamente, para evaluar el impacto de esta iniciativa se va a desarrollar por primera vez un estudio de economía aplicada. Ello servirá, según la regidora, para demostrar que cada euro destinado a la cultura no es un gasto, sino una inversión, así como para captar nuevos apoyos que permitan promocionar un festival que hasta la fecha solo se ha publicitado a través de los medios y por el 'boca a boca'.