Tita, en su época más sensible: Recupera a su hijo y se emociona recordando a Lex Barker

La baronesa se mostró encantada con Juan Biarnés, fotógrafa que retrató a Tita con Lex Barker cuando el actor le pidió matrimonio allá por los años sesenta.

Carmen Cervera se ha mostrado radiante de felicidad durante la presentación de la nueva exposición temporal del Espai Carmen Thyssen en el Monasterio de Sant Feliu de Guíxols, que acogerá hasta el 19 de octubre 51 importantes obras de su colección en 'El ideal en el paisaje. De Meifrèn a Matissse y Goncharova'. Éste es su primer acto público desde que acercara posturas con su hijo Borja y su nuera Blanca, junto a los que disfruta de las vacaciones estivales en familia.

 

La baronesa se mostró encantada con Juan Biarnés, fotógrafa que retrató a Tita con Lex Barker cuando el actor le pidió matrimonio allá por los años sesenta.

 

Las palabras de Tita Cervera han dado impulso esta mañana al alcalde de Sant Feliu de Guíxols, Joan Alfons Albó, para esgrimir el éxito, la experiencia y la creciente calidad de las dos anteriores muestras temporales del Espai Carmen Thyssen, que han sumado 74.000 visitantes, con puntas de 900 personas diarias, y, con un "Catalunya no se acaba en Barcelona", reivindicar el proyecto del museo Thyssen para la localidad ampurdanesa.

 

La anécdota del día la protagonizó Juana Biarnés, la primera fotoperiodista de España que supo abrirse camino en un mundo dominado por hombres. Biarnés le ha regalado una foto de Tita Cervera con Lex Barker que la baronesa no tenía. "Es una de las exclusivas que hice en Madrid, les pillé por sorpresa en el restaurante donde estaban comiendo y al momento, Carmen me dijo: 'Me acaba de pedir en matrimonio".

 

Tita se llevó a casa un bonito recuerdo de su primer marido, junto al que diseñó su casa de la Costa Brava, Mas Mañanas, en un terreno que previamente le había regalado su padre. El actor -el Tarzán más famoso del cine tras Johnny Weissmuller- era tan alto, 193 cm de estatura, que tuvieron que hacerle una bañera a medida. "A Lex le encantaba mucho estar aquí. Él mismo iba al mercado a comprar el pescado y la dueña de la pescadería, una señora muy mayor, le adoraba y siempre le decía: "Aquí tengo el mejor pescado para usted". Lex era un hombre sencillo y encantador que se hizo querer por la gente de Sant Feliu.

 

Muy elegante con un sobrio conjunto de pantalón beige y americana negra, se mostró radiante de felicidad al tener a su hijo Borja de nuevo a su lado, disfrutando junto a él y sus nietos de las vacaciones estivales.